Mis Libros de 2016 (III)

Hoy te traigo la valoración de 3 títulos: de Agatha Christie, Brandon Sanderson y Jean M. Auel (Juan Manuel para los amigos).

roger-ackroyd oso-cavernario camino-reyes-sanderson

Esto ha estado muy paradete, pero es que estoy terminando con el relato que más me ha costado de los 4 que comprenden el nuevo libro.  Esta semana lo tendré listo para la lectura cero 🙂

De todas formas, permíteme que te llore un poco sobre el hombro…, pero dedicarle tiempo a este blog me quita tiempo de escribir y a veces siento que es otra vía abierta por la que se me escapa la energía. Antes compartía mis pequeños relatos y ahora que escribo la novela no tengo mucho que publicar. A cambio, tampoco es que reciba muchas alegrías ni interacciones. La gente viene aquí a echar un ojo a mi entrada de Cruzada en jeans y luego se va sin decir nada. Imagino que lo deben de haber editado hace poco en Latinoamérica y lo estará petando.

Bueno, pues sigo con mis lecturas del año. Aún quedan dos semanas en las que puede caer algún título más 🙂

Sigue leyendo

Valoración :: Jacks, Holmes y un par de colts

Lo leí cuando salió del horno de un NaNoWriMo y se llamaba Londres XIX. Ahora ha pasado del PDF a una edición física de la mano de El Salto Editorial con un sugerente nuevo título que es un guiño a la película de Guy Ritchie, Lock, stock and two smoking barrels.

 

lock_stock_and_two_smoking_barrels

 

No soy muy de releer libros. Mi pila de lectura se incrementa cada día y soy tirando a agonías, así que solo lo hago por amor a la obra o amistad hacia el autor.
O porque haya leído el libro antes y no me acordara. Me pasa con algunas películas. En fin, en este caso hay un poco de lo anterior ya que conocí a Iván hace unos años y, aunque no he tenido tanto trato con él como me hubiera gustado, me consta que es buena gente y un escritor cojonudo. Digo esto porque es posible que mi juicio no sea imparcial. Al fin y al cabo es difícil cuando lees una obra como esta y te estás imaginando constantemente a Iván contándotelo, derrochando ingenio y simpatía. En serio, gana puntos.
Pero no hace falta imaginar nada. El libro derrocha por sí solo ingenio y simpatía.

 

Jacks, Holmes y un par de colts

Iván Caballero Marjalizo

jack-holmes-colts

 

La trama:

¿Recuerdas el guiño del título? Pues si te gustan las historias de personajes cruzados, intereses encontrados y un poco de locura aquí y allá, no te va a defraudar. Al autor se le da condenadamente bien coger un montón de personajes, agitar y servir. La acción se desarrolla en el Londres de Sherlock Holmes, Sweeney Todd y Jack el destripador. Lo que ocurre es que ninguno es lo que se espera que sea, así que podríamos decir que no es en realidad ese Londres. Es un Londres de un plano paralelo en el que Sherlock es el mejor asesino de Europa y trabaja para su hermano Mycroft enfrentándose a la Scotland Gang de Lestrade. En este Londres es Moriarty quien dirige las fuerzas de la ley y la capaz Irene Adler es una investigadora poco corriente. Es una ciudad muy grande, así que hay cabida para un famoso ladrón francés y su némesis o unos pistoleros americanos.

Sigue leyendo

Mis Libros de 2016 (II)

Sigo con algunos de los libros  de mi lista de este año.

Antes de eso, permíteme que te ponga al día sobre mi próximo libro.

yohevenidoahablardemilibro

De momento lleva la friolera de 130000 palabras y parece que no quedará por debajo de 150000. Kelvalad tenía 190000 y, sin los apéndices, es posible que se quede como este. ¿Que cuánto es eso en páginas? Bueno, como eso depende de si pones la letrica gorda o pequeña y el tamaño del libro, no es un sistema métrico muy fiable. Yo calculo entre 25 y 30 páginas por cada 10000 palabras, así que me da que acabaré con otro “librito” de 400 y pico páginas. Así nos las gastamos en fantasía.

Estoy con el último relato, de Zenda Verdana, pateando traseros vía judicial en un caso de asesinato. Antes de patear las calles buscando pistas para inculparlos, se dedicaba a defender o acusar a presuntos criminales como abogada. En este punto tengo que recomendar la serie The Good Wife, que empecé a verla en las primeras etapas del planteamiento del relato, junto con películas clásicas judiciales (Doce hombres sin piedad, Testigo de cargo, Matar a un ruiseñor, Anatomía de un asesinato, etc.), y se ha convertido para mí en una de esas series que te sorprenden día a día. Personajes bien desarrollados, fuertes, coherentes, pero con sus debilidades: humanos. Guiones muy trabajados, diálogos memorables, situaciones tensas, algunos capítulos que usan otro lenguaje, más cinematográfico, y se convierten en ejercicios espléndidos.

Cuando termine este relato aún me quedará mucho trabajo de reescribir y corregir, pero vamos paso a paso para no agobiarnos. No hace aún un año que empecé a escribir este libro, aunque sí va a hacer un año desde que escribí Los cadáveres del practicante y machaqué mi teclado con Gusanos en la basura para el NaNoWriMo del 15. ¡Y cuánto he aprendido y mejorado en este año!

Bueno, y los libros de hoy son:

Sigue leyendo

Reto de Goodreads y Mis Libros de 2016 (I)

Este verano se me ha llenado el blog de malas hierbas. Tal vez alguno piense que me he ido a una isla paradisíaca con lo que he sacado de las regalías. Bien, pues no he podido por muy poco. Me faltaban un par de ventas para alcanzar el título honorífico de mazomillonario (honorífico porque cuando eres así de rico los títulos te la soplan bastante) y, de pronto, mis informes de ventas se llenaron de malas hierbas. Así que me he quedado en casa todo el verano tocando el teclado del ordenador con un palo requemao, pudriendo el colchón a siestas, practicando claqué sobre una tabla de DM y leyendo, leyendo mucho.

Y de eso venía a hablar. De lo que he leído. No es que no haya escrito en este tiempo, ojo. A día de hoy estoy on fire con el tercer relato (El camino de los sabios con Zenda Verdana) de mi próximo libro (Los Clarividentes de Lorian :: Soga de seda y magia). Pero quería compartir con vosotros un pequeño logro que me hace feliz. Este año he participado en el reto de lectura de Goodreads y lo acabo de superar con 30 libros. Si sois asiduos a la red social de los libros por excelencia ya conoceréis el reto, pero lo cuento igual. Cada año, los usuarios pueden elegir participar indicando el número de libros que tiene intención de leer. Hay quienes leen 5 libros al año, otros no se quedan a gusto hasta que han devorado 100 ó 200… Sí, sí, yo también pongo esa cara cuando lo veo. Pero imagino que en muchos casos hay “truco”: en Goodreads no solo hay fichas de libros, sino también de cómics, audiolibros, cuentos y relatos cortos. Yo he leído un poco de todo, pero también unos cuantos mamotretos de más de 1000 páginas. Para mí, el reto es algo personal y cada uno lee lo que le apetece, por lo que más que un concurso de medirse las pollas es una forma de motivarnos a leer. Eso sí, resulta asombroso ver la velocidad de lectura de algunos usuarios.

Así está el tema a día 6 de octubre

Así está el tema a día 6 de octubre

Yo soy un lector más bien lento, así que haber superado el reto con tanto tiempo de antelación (me quedan 3 meses para leerme otros tantos) me llena de orgullo (y sobre todo de satisfacción). A veces me gustaría leer más rápido, sobre todo cuando me quedo atascado en un libro del que estoy deseando librarme, pero mi espada de doble filo es que leo con ojo de escritor. Eso supone que analizo las palabras, el ritmo, la forma de emplear los signos, detecto erratas, apunto ideas, saboreo los trabajos bien hechos y pienso en cómo podría mejorar mi escritura fijándome en lo que admiro y lo que me gusta… Y se me suele ir mucho la olla pensando en lo que estoy escribiendo en ese momento. Ah, y a veces leo en inglés, lo que me cuesta un tiempo extra.

El alborozo que da ver esto en tu muro, oye

El alborozo que da ver esto en tu muro, oye

Bien, al lío. Cuando termino de leer algo y me apetece comentarlo, suelo dejar mi opinión en Goodreads. Me gusta bucear por los títulos y ver qué opina la gente. ¿Qué menos que aportar yo también a la comunidad? Así que voy a hablar de algunos de los libros que he estado leyendo este año. Empezaré con…: Sigue leyendo

Valoración :: El dios asesinado en… Parabellum

“Tienes el cadáver de un dios en el maletero”.
Leí por tercera vez el mensaje. Era un mensaje claro y directo, escrito a bolígrafo en mi brazo izquierdo. Era mi letra, apresurada y temblorosa, pero a fin de cuentas mi letra, no había duda. También era mi brazo, de eso había todavía menos duda. Pero, a pesar de todo, no me resultaba en absoluto familiar.

 

El dios asesinado en el servicio de caballeros, de Sergio S. Morán

dios asesinado servicio caballeros - sergio moran

 

Creo que podría ahorrarme la valoración y limitarme a compartir estas primeras palabras de la novela. Yo con eso ya. Con eso, YO YA.

 

Mi opinión sobre esta novela es sencilla y clara: mola. Buscando “molar” en la wikipedia debería venir una entrada de desambiguación con un enlace directo al libro. ¡Qué coño! Y en “premolar” también, porque yo ya venía molado de casa. Y es que si ya conoces a Sergio Morán por alguna de sus fechorías, este libro te va a gustar y lo sabes.

Sigue leyendo

Destripados :: El temor de un hombre sabio

Hoy voy a probar una nueva fórmula para hablar del último libro que he leído: El temor de un hombre sabio, de Patrick Rothfuss; el segundo tomo de la trilogía Crónica de un asesino de reyes, tras El nombre del viento. Voy a destriparlo. Sí, voy a diseccionarlo y voy a hacer una ensalada de spoilers, así que desde ahora mismo queda avisado cualquier lector en potencia porque todo el artículo va a ser el libro contado.
Un resumen con spoilers, vaya.

 

spoiler alert

 

Según me ha dado el punto he hecho reseñas, he compartido valoraciones con un sistema de preguntas y respuestas o tan solo he comentado un par de aspectos que me han llamado la atención de algunos libros que he leído. La verdad es que existen muchos blogs estupendos para leer una buena valoración o reseña de los libros y con un título como este no espero aportar mucho más de lo que se haya dicho. Sin embargo, me pasa a menudo cuando continúo una saga que no recuerdo la mitad de lo que sucedió en el tomo anterior. Me he visto buscando en páginas un resumen de algunos de esos libros para refrescarme la memoria y resulta muy complicado encontrar material así. Para cuando se edite Las puertas de piedra podré releer esta entrada y no volverme loco.

 

Así pues, este formato es principalmente para aquellos que han leído el libro y quieren recordar la historia en detalle. También para aquellos que, sin intención de leerse las novelas, quieren saber lo que sucede en ellas. Ahora parecerá una chorrada, pero cuando saquen la serie, las películas y los videojuegos seguro que más de uno quiere enterarse mejor. Sí, hay gente que lo hace. Me sé de alguien que se leyó los resúmenes de Canción de hielo y fuego para hablar de la serie Juego de Tronos como si hubiera leído los libros.

 

cubierta hombre sabio

 

Los spoilers comienzan a partir de aquí.

 

Volvemos a la posada Roca de Guía, donde algunos aldeanos aprovechan la presencia de Cronista para hacer la declaración de la renta como si fuera el Programa Padre. Kote prosigue con sus penas.

 

Universidad

Marc Simonetti

Marc Simonetti

 

Kvothe seguía siendo pobre como las ratas, así que le tocaba pringar en el taller para ganarse unos talentos, unas iotas, unos peniques, unos garbanzos de Vintas, unas pesetas modeganas, cuatro chapas de la vuelta ciclista y un clavo oxidado. Se supone que esto era para pagar la matrícula de la Universidad, aunque eso no quita que de vez en cuando salga con sus amigotes a beber sputten, gorg y chervecha de Bredon, excepto cuando lo invitan a una ronda. Entonces pide sounten, que en realidad es agua en jarra de madera con un nombre de técnica ninja para despistar y luego se reparte las ganancias con el local. Trucos de prostituta.

Sigue leyendo

CdE :: La Magia de las Piedras Yárades

Crónicas de Enor

La Magia de las Piedras Yárades [Nesmid, el guía turístico]

Me has preguntado por la magia. Curioso… No comprendo cómo es posible que, teniendo una tecnología tan compleja y avanzada, te intereses por nuestra magia. Es verdad que nosotros tenemos la teleportación, pero ¿de qué sirve si no podemos usarla en nuestro día a día? Cada vez que magos y alquimistas descubren algo acaban poniendo mogollón de pegas. Pero lo primero es lo primero…: ¿tienes canalizadores o ambivalentes para pagarme? Sería una buena forma de empezar.
Verás, la magia está en todas partes. No sólo porque la Urdimbre nos conecte y nos rodee, sino porque influye en la economía y en nuestras costumbres. He oído decir que en tu mundo usáis metales como dinero, al igual que nosotros. Son las monedas más corrientes y las llamamos acuñables.
Entiendo también que uséis el papel, ya que en algunos sitios se aceptan pergaminos preconfigurados como moneda de cambio. Como se están dando casos de falsificaciones y timos, la República se plantea prohibirlos… Pero lo que se me escapa es eso de que la mayor parte del dinero en vuestros reinos sea «virtual». No sé qué brujería es esa.
En fin, que como decía antes, lo ideal para hablarte de la magia son los canalizadores. Es un sistema secundario de pago, pero ha ido cobrando importancia ya que resulta muy práctico. Son materiales que sirven como medio para canalizar, potenciar o bloquear magia, principalmente. Mira, aquí tengo algunos discos de cuarzo blanco, los más corrientes. No es una fortuna, claro, pero pueden proporcionarte cargas para la mayoría de artefactos. Los discos de obsidiana y cristal de roca son los más valorados porque tienen una sintonía mayor con la Urdimbre.
Sin embargo, y aunque también puedes pagar un montón de cosas con ambivalentes como diamantes, corindones y esmeraldas, lo más valioso que existe en Enor son los discos de oridiana. No existen muchos, su valor actual es de cien monedas de oro cada uno y son fruto de un sistema muy avanzado de metalurgia mágica. Se trata ni más ni menos que de la fusión del oro y la obsidiana. Es por eso que se trata del mejor potenciador mágico que existe. La Guardia Oridiana se llama así porque son los únicos que utilizan ese material.

Vale, vale, ya me ha quedado claro. No tienes ni una triste gema. Pues entonces, de yárades ni hablamos. ¿Qué pasa? ¿No hay yárades en tu mundo? Bueno, pero habrás oído hablar de ellas. En la leyenda de Los héroes del Kelvalad aparecen las más poderosas que se han descubierto hasta la fecha.

Sigue leyendo

CdE :: Visitas Turísticas en la República de Hyariban

Crónicas de Enor

Bienvenidos a Slyndbar [Nesmid, el guía turístico]

Mmm… Así que eres un extraenori, uno de los inalcanzables. Que eres forastero salta a la vista, pero no esperaba encontrarme con uno que viniera de tan lejos. Deja que me presente. Habré nacido en un mal barrio, pero aún nos enseñan modales. Mi nombre es Nesmid y, si crees que soy un niño, probablemente sea porque soy un miongháire, o mediano, como nos llaman los humanos. Y aunque sólo tengo quince años soy más alto de lo normal. Soy el lanzador de mi equipo de jumbelgunguel del barrio.

¡Ja, ja, ja! No pongas esa cara. Ya imagino que no tienes ni puta idea de lo que te estoy hablando. Como te he dicho, entiendo algo de modales. Si me lo permites te serviré de guía y te enseñaré la ciudad. ¿Tienes dinoros? ¿No? ¿Ni siquiera ónices? Bueno, supongo que podrás pagarme de alguna otra forma.

Nesmid-Enor-Noa-Velasco-sm

Como se suele decir, «empecemos por los peludos pies». Bienvenido a Slyndbar, capital de la República de Hyariban, el país más meridional del Continente Blanco, Eylíndenor. Se podría decir que estás en la cuna de la tecnomagia, y en cierto modo os lo debemos a vosotros y al Descojone. Bueno, la mayoría de la gente lo llama así. Me refiero al Caos de Gwalathar, un cataclismo causado por los brujos hace casi doscientos años. No sé muy bien qué hicieron, pero abrieron muchas puertas que tendrían que haberse quedado cerradas y sucedió de todo. Fragmentos de nuestro mundo se intercambiaron por otros de otros mundos, como el vuestro, a lo largo de Enor. También se descojonó un poco la Urdimbre, haciendo más accesible la fuente de magia. Así que es lógico que, si a eso le añadimos lo mucho que aprendimos de vuestra tecnología, nos encontremos ahora  en la Era de la Tecnomagia. ¡Oh! ¡Atrás! Ha estado cerca… No te asustes si ves a estas personas aparecer de la nada, es otra consecuencia del Descojone. Mucha gente que vivió de lleno el desastre viaja por el tiempo y se intercambia por personas de otras épocas. Los llamamos ecos. Es una puta locura, pero te acostumbrarás.

Sigue leyendo

Valoración :: Carter & West

Si sigues este blog recordarás que no hace mucho, por el Día del Libro, nos juntamos once juntaletras indies para pasar un día de lo más completo por el centro de Madrid. Entre ellos estaba Ana Bolox, directora de Ateneo Literario, y tenía muchas ganas de leer su libro de Carter & West. Soy un amante de los buenos misterios, los casos intrincados de asesinatos o robos, y durante las presentaciones me gustó saber que tenía un formato clásico al estilo Agatha Christie. No necesitaba más.

shut up and take my money

 

Carter & West, de Ana Bolox

carter-west

Sinopsis:

Charles Carter, expiloto de la RAF durante la Segunda Guerra Mundial y antiguo agente del MI5, trabaja ahora como detective de Scotland Yard. Sin embargo, su antiguo superior en el Servicio de Inteligencia británico requerirá su ayuda para investigar el robo de unos documentos vitales para la seguridad del Estado. Sin darse cuenta, Carter caerá en las redes de “Aracne”, una intrincada tela de araña de cuyos hilos nadie puede escapar.

En “La muerte viene a cenar”, el ahora inspector Carter se hace cargo de la investigación del asesinato de Thomas Allerton, un famoso escritor de novela policíaca cuya muerte satisface los intereses de varias personas, pero que nadie parece haber cometido. Kate West, una atrevida joven a la que le pierde su afición por la novela policíaca y la resolución de crímenes, se verá envuelta en la investigación y, junto a Charles Carter, participará en ella como un juego del que el inspector del Yard no sabe cómo sacarla… ni quiere.

A estos relatos hay que añadir una introducción, que no sé si estaba en la edición anterior.

anabolox-antigua

 

¿Te ha gustado?

Sí, tenía ganas de volver a leer algo así y ha satisfecho mis expectativas, que no eran bajas.

Independientemente de lo anterior, ¿crees que es un buen libro?

Sin duda. Tiene buenas historias, unos personajes sólidos y con los que fácilmente congenias, y está maravillosamente escrito.

Sigue leyendo

¿Eres Lector Cero?

Te busco para una aventura

Te quiero para una aventura

¡Por la lentilla de Sauron! Mi próximo libro va cobrando forma y voy disponiendo de contenido para una primera lectura, así que tras la primera revisión busco lectores cero para los cuentos y el caso que lo compondrán.

Es posible que te preguntes qué demonios es un “lector cero”. ¿Uno que suspendía todos los exámenes? ¿Un robot de lectura que solo entiende los textos que salen del traductor de Google? ¿O el primer espécimen de pruebas para un proyecto supersecreto en un laboratorio clandestino, oculto tras una estantería de una tienda de alimentación regentada por simpáticos asiáticos adoradores del pastafarismo?

Nada de eso… y a veces un poco de todo.

 

¿Qué es un lector cero?

El lector cero es aquel que lee una obra y opina antes de su publicación. Es como el betatester de los juegos, probando el producto a cambio de señalar los bugs y dar su valoración. En algunos casos puede ser un privilegio leer algo gratis y antes de tiempo (imagina que te ofrecen Vientos de invierno, el próximo libro de Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin). En cualquier caso, es interesante para lectores ávidos de historias que consumen las páginas de los libros al mismo tiempo que su cuenta corriente. Los lectores cero suelen ser personas normales (sí, aunque practiquen el pastafarismo o sean capaces de entender los textos salidos de Google Traductor) a las que les gusta leer y tienen capacidad para valorar distintos aspectos de una obra. No necesariamente todos, para eso ya hay un sector profesional.

Es cierto que en otros casos puede acabar como una maldición de alta nigromancia que te obligaría a arrancarte los ojos, depende de quién lo haya escrito y cómo. Por mi parte, creo que he demostrado sobradamente que cuido mucho el lenguaje y la ortotipografía. Intento que mis entradas del blog estén lo más correctas posibles, pero escribiendo un libro saco al grammar nazi que hay en mí.

Su carencia de gramática me resulta molesta

Su carencia de gramática me resulta molesta

 

¿Qué ofrezco?

Ahora mismo tengo dos relatos independientes que tratan cada uno del pasado de un personaje de los clarividentes de Lorian, unos investigadores en un entorno tecnomágico en mi universo de Enor, un par de siglos después de lo que sucede en mi primera novela, Kelvalad. Así que el género es de fantasía en todos los casos, pero en cada relato predomina un género distinto.

Todos los lectores cero aparecerán en los agradecimientos del libro. Además, yo he participado como lector cero en alguna ocasión y tengo ojo corrector. Estaría dispuesto a servir a otro escritor para lo mismo en la medida de mis posibilidades. A lo mejor sueno desagradable, pero seré sincero como Zenda Verdana: al margen del género, que por supuesto hay alguno que me arrugará el hocico, si un texto está mal redactado y tengo que sortear un campo de minas ortográficas para comprender lo que estoy leyendo, no podré hacer nada al respecto. Una cosa es detectar algún fallo, que alguien use un guion como raya de diálogo o no conozca a la perfección las reglas ortotipográficas más avanzadas… Pero soy incapaz de leer un texto que no tenga un mínimo de cuidado. Para mí es imprescindible aprender a escribir bien. Luego ya tal.

Holiber

 

¿Qué historias forman parte de este libro?

Pasado de Odriel, la semielfa médica (aventura, mitología oriental, romance :: aproximadamente 125 páginas): Odriel Lumumba ha terminado sus estudios de medicina y viaja con su padre a la isla de Daojima para aprender técnicas de los chamanes tao. Allí se verán separados y Odriel será capturada por unos extraños seres. Para salir con vida, tendrá que tomar decisiones difíciles que cambiarán su visión del mundo. Pero no estará sola, pues contará con la ayuda de un misterioso elfo.

Pasado de Aeric, el mediano mago investigador (humor, investigación, tecnomagia :: aproximadamente 25 páginas): Aeric se gradúa como mago investigador y quiere celebrarlo con su amigo Bembo. El problema es que necesita su sello de investigador para la ceremonia y ¡ha desaparecido! Los jóvenes medianos tendrán que hacer lo posible por recuperarlo en el primer y extraoficial caso de Aeric Lockbed.

Próximos:

Pasado de Zenda Verdana (drama, judicial) y El caso de la soga de seda (policíaco), donde los tres personajes tendrán que descubrir por qué un modisto y mercader de sedas ha aparecido ahorcado en su mansión con una soga hecha de una peculiar seda mágica.

El de Odriel, por ser más largo, lo he convertido a varios formatos para lectura digital o impresa. La idea es que un lector cero pueda leer lo que le apetezca de la lista (habrá más relatos), aunque me encantaría que leyera todo.

 

¿Qué busco?

Lo ideal es alguien a quien vaya dirigido el libro, que seas mi público objetivo. ¿Cuál? Jóvenes lectores de fantasía con un punto friki sobre todo, pero, como has visto, tengo más géneros y también me resulta útil la visión de alguien que no lee fantasía, alguien que aporte una visión distinta. Y, por supuesto, a cualquiera que le interese ya me parece una buena opción.

A la hora de realizar la valoración, busco alguna o varias capacidades para que el lector cumpla su objetivo de betatester:

 

sauroncorrector

Ojo de Sauron: Esa capacidad de detectar erratas y lo que está fuera de lugar, como incoherencias u omisiones que se le pasan al escritor, ya sea porque ya se lo sabe todo o porque escribe borracho antes de dejar caer la cabeza sobre el teclado. Si se te pasan un par de hobbits caminando tranquilamente hacia el Monte del Destino tampoco pasa nada. La Tierra Media no depende de ello.

 

kakashicorrector

Sharingan de Kakashi: Ser bueno destripando las técnicas, reconociendo lo que funciona y lo que no, a qué se parece o recuerda, etc.  Conocer las técnicas literarias como escritor es un valor añadido muy útil, saber si tiene buen ritmo y, en general, haber leído mucho.

DavosSincero

La diplomacia de sir Davos: Capacidad de comunicación, tanto para decirme que ha sido una mierda como para decirme qué le ha parecido con toda la sinceridad del mundo. Al terminar de leer, me gustaría que me contaras algunas cosas sobre lo que has leído. Así que, aunque tampoco pido nada extenso, me gustaría algo más que un “no está mal”. Me interesan más los “esta parte no me gusta” o los “esto queda raro”. Aunque también me encanta cuando me dicen “con eso me reí hasta que le asomó al perrete el hocico”.

Como digo, no es necesario cubrir todos estos puntos. Incluso una persona que no lea de forma asidua me puede dar una opinión perfectamente válida para un montón de aspectos. Para mí, lo más importante es que te apetezca y tengas mayor capacidad crítica que una patata (mientras no te pases con la solanina).

 

¿Te hace?

Si a ti te hace, a mí me place. Puedes contactar conmigo a través del formulario que hay en esta página y contarme lo que te parezca, lo que quieras leer y, como estamos a solas, puedes hasta contarme tus más recónditos secretos o teorías sobre Juego de tronos. Ofrezco algo así como una protección de secreto profesional.

Dependiendo del número de personas que me contacten, responderé y enviaré el archivo en el formato que me digan, junto con un cuestionario para reenviarme al terminar.

No voy a poner una fecha límite, me parece abusar y meter ahí un contrarreloj es contraproducente. Pero sí agradecería que fuera antes de ponerme con la edición final 😛 Espero que os apetezca esta simbiosis literaria y que salga algo muy bueno de ella. Aparte de un buen libro 🙂

Guardar

Guardar

Valoración :: Viaje al Oeste

Lo he tenido que dejar a la mitad, con todo el dolor de mi corazón y mis ojos. Odio dejar algo a la mitad, y más cuando lo empecé dos veces y me he tirado meses leyéndolo. Pero igual tenía que haberlo tomado como una clara señal de que esto iba a suceder.

Esta opinión se la dejo al orco literario. No me responsabilizo de lo que diga:

9788416120000_l38_04_l
En su día, hace diez años, lo saqué de la biblio y pensé:
“¡Hey! ¡Las aventuras del rey Mono! El personaje más legendario de la literatura oriental, cuyas aventuras inspiraron grandes personajes, historias y mitos como en el caso de Son Goku y Dragon Ball, Naruto, etc. ¡Este libro tiene que ser ambrosía en tempura de gloria!”.
Me dio tiempo a leer la historia de Sun Wukung, antes de convertirse en el Peregrino, y me gustó. Pero tuve que devolverlo y, de todas formas, aún le tenía aprecio a mi espalda como para ir paseándolo en la mochila.

El año pasado conseguí una versión digital, levanté mi Kindle como si fuera Simba en lo alto de un peñasco con el sol recortándose en el horizonte, y me juré que al fin descubriría qué sucedía en ese maravilloso viaje al oeste.

latest
Bueno, pues no sucede nada.
Está bien, es mucho decir. Algo sucederá para llenar dos mil y pico páginas. Bueno, pues una vez leí de nuevo la historia de los primeros años del rey Mono, y de dónde surge la loca idea de ir hasta el culo del mundo a por unos papelajos, lo que sucede viene a ser todo el rato lo mismo (NO SÉ SI ESTO SE PUEDE CONSIDERAR *SPOILER* O UNA ADVERTENCIA QUE SALVARÁ TU VIDA):
-Tripicaca el monjefe y los otros peregrinos se encuentran un obstáculo en el camino.
-El obstáculo acaba siendo un monstruo, muchas veces disfrazado de ser inocente.
-Monstruo conoce monjes. Tripicaca se deja engañar.
-Mono reconoce a monstruo y avisa, pero el puto cerdo, llamado “el Idiota”, de algún modo consigue convencer al resto de que el Mono se lo está inventando. Que el Mono, que es un poquito cabrón, lo único que quiere es cargarse a un ser inocente. Y en vez de hacer caso al Mono, Tripicaca hace caso al puto cerdo. Sí, ese al que llaman “el Idiota”. ¿Quién es más idiota?

journey_to_the_west__white_bone_demon_by_lgliang-d4mjv1d

Sun Wukung reventando a golpe de bastón los engaños de un monstruo, y Trippitaka horrorizado porque sus ojos son mortales y su cerebro de papel de lija

-El monjefe es capturado por el monstruo. Se llama Tripicaca, tal vez por lo de viajar, pero debe de ser más bien porque su mierda es bastante mala. Es la reencarnación del cigar de oro, un megasanto, y los monstruos lo quieren devorar porque alarga la vida como el Jess-extender alarga la barra de pan. Pero para ser alguien tan puro y tan santo, no para de llorar y quejarse (podían haber puesto a un niño, que daba lo mismo). Y casi siempre del Mono, que es el único que mueve el culo realmente para sacarle de los apuros.
-Así que Mono va al rescate.
-El puto cerdo estorba más que ayuda.
-Mono no puede derrotar al monstruo, pues suele cerrar la puerta de su casa y ahí parece que no puede entrar nadie. Supongo que será el origen de cuando los niños dicen “casa, no se vale”.
-Así que Mono va a dar la brasa one more time a la BodySativa, que es la que empezó con todo esto. Se llama así, seguramente porque estaba fumada el día que decidió que un monje llorica recorriera millones de kilómetros para ir a por papel, cuando todo el mundo sabe que hay en cualquier chino y que abren hasta tarde.
-BodySativa salva el día. Se pone las gafas de sol y se marcha en su nube Kinton al ritmo de “Turn Down For What“.
-Repetir la fórmula ad infinitum.
-Tirar el libro la vigésima vez que Tripicaca llore y el puto cerdo vuelva a trolear al mono.

journey_to_the_west_by_artoftu-d6kf2uy
Pero no es tanto que la historia se repita con ligeras variaciones (algunas variaciones molan mucho, eso no lo cuestiono, y me he echado unas risas), sino que repite las mismas fórmulas hasta la saciedad; hace recordatorios en cada capítulo, contándote cómo el Peregrino Sun, el rey Mono, sumió el Palacio Celestial en el caos; los personajes son mezquinos y carentes de algo con lo que sentirte identificado, más allá de ser chinos del siglo de la tos; en especial el puto cerdo Ba-Chie, que tiene sus momentos, pero el resto del tiempo deberían cocinarlo al vapor y dárselo al siguiente monstruo mientras siguen su camino. Luego está el extra que los acompaña, el Bonzo Sha, que está ahí para sujetar al dragón convertido en caballo. Eso es: un dragón… convertido en caballo.

Facepalme

Y eso me lleva a otra cosa: 7 años viajando. He llegado a unos 7 años de viaje. Y todo por culpa del puto Tripi, que es un inútil. Cualquiera, incluido el caballo, podría haber llegado en un rato, montando una nube o simplemente no siendo gilipollas, pero la BodySativa le encarga la tarea al más merluzo, que en su vida ha salido del pueblo.

08-07-20141
En verdad que el único personaje que merece la pena es Sun Wukung, pero me temo que si quiero saber lo que ocurre en el resto del viaje, tendré que terminar de leerlo en la Wikipedia o en algún resumen.

No lo recomiendo a nadie que conozca. Me considero el más friki de mis amistades en cuanto a leyendas orientales y me he rendido. Y tiene demasiada propaganda de budismo y taoismo loco. Para encontrar las joyas que alberga, te obliga a tragarte un montón ingente de paja imposible de digerir para el occidental. El formato es perfecto como guion para una serie infantil. O para inspirar a un Toriyama. Él sabrá qué hacer.

Guardar

GELB :: Sofía

En Denia vivimos una temporada mi madre y yo, con Susa, Sofía y su padre Gus. Tenía tres o cuatro años. Era una zona de ciudad, un apartamento con un aire antiguo. Bien pensado, la mayoría de casas en las que viví con mis padres ya eran antiguas cuando las hicieron. Una de esas cocinas de azulejo y aluminio por un lado, una bañera oxidada por otro. En esa zona causamos sensación mi prima Sofía y yo. Éramos dos niños con apenas seis meses de diferencia y nos llevábamos tan bien que la gente pensaba que éramos hermanos. Y, a decir verdad, nosotros también. A nuestras madres les costó lo suyo convencernos de la verdad. Iba en contra de nuestra lógica ya que, si mi madre y la suya eran hermanas, a la fuerza nosotros teníamos que ser hermanos. Debimos de pensar que aquello era algo que se heredaba. Pues bien, éramos como hermanos, como una masa con identidad propia cuando estábamos juntos. Pero luego cada uno, por separado, era muy distinto. Yo era especialmente activo, «como una moto», me decían. Sofía era más tranquilita y no daba mucha guerra. Pero a la hora de llevarnos de un lado a otro, la gente prefería cargar conmigo. Y no era porque yo siempre haya sido un chico delgado y ligero, sino porque redistribuía mi peso para adaptarme mejor a quien me cogiera. Tal vez buscaba mi punto de equilibrio y me coordinaba muy bien con mi porteador. Mi prima, cuando la cogían en brazos, decían que era un «saco de patatas», un peso muerto. Es posible que tuviera que ver con el grado de actividad, porque todo niño dormido en brazos obtiene el superpoder de pesarle hasta las pestañas. Luego el tiempo se descojona de nosotros, transformándolo todo con ironía. Cuando crecimos, mi prima fue la activa, siempre moviéndose, siempre haciendo cosas. Yo fui perdiendo mi energía sin límites. Me pregunto si seré un peso muerto en caso de que me vuelvan a coger en brazos, con mis setenta kilos.
Sofía siempre ha sido muy bonita, con una sonrisa preciosa y de carácter agradable y tierno. Incluso en una época en la que nuestras madres debieron de cortarnos el pelo borrachas. Yo tenía trasquilones por todas partes y ella… bueno. Cuando fuimos a la playa, al sol y medio en pelotas, parecía una pequeña troglodita. Más adelante tuvo que ponerse gafas para corregir su hipermetropía. A ella no le gustaban, pero a mí me parecía que le quedaban muy bien y que hiciera lo que hiciese, siempre sería guapa. Al final se le corrigió y, en cuanto a mí, me tocó el resto: miopía y astigmatismo. Al contrario que Sofía, yo soy incorregible.

"Los veranos mudos", de Pilar López Báez

“Los veranos mudos”, de Pilar López Báez

Una tarde, Sofía y yo esperábamos a nuestros padres, allí en la casa de Denia. Escuchamos algún ruido, voces, y pensamos que podían ser ellos. Pero ser pequeño es engorroso para todo lo que mola. Te ves limitado en cualquier situación y acabas buscándote las mañas para superar todos los obstáculos. En este caso, tuve la genial idea de coger una de las sillas de la cocina para asomarme a la mirilla. Está bien, es un clásico, pero no fue genial por evidenciar hasta qué punto había desarrollado la inteligencia. Y no fue genial para mí, sino para mi prima. Nuestros padres volvieron, por supuesto. Aquel fue un día ordinario en nuestras vidas, no hubo ningún hecho destacable. Lo destacable llegó a la mañana siguiente, cuando fuimos a desayunar. Se ve que me había hecho a la casa porque, con los ojos todavía cerrados a causa del sueño, me dejé llevar por la mecánica de mis movimientos. Concretamente al suelo. Fui arrastrado por la fuerza de la gravedad sin encontrar el apoyo de mi silla, que había pasado la noche entera ante la puerta de casa. Al aterrizar con el culo me desperté al instante, pero tardé un rato en darme cuenta de lo que había sucedido. Sofía aún se descojona recordándolo. No fue la única vez que mi culo golpeando el suelo hacía reír a mi prima y, a pesar del dolor, lo que recuerdo con cariño es su risa.

Fragmento :: La Leyenda de los Espíritus Inmortales

En la próspera isla de Daojima se han aprendido desde tiempos inmemoriales algunas de las más importantes técnicas de las cinco fases, el onmyodo y el feng shui. No era extraño que los emperadores viajaran tradicionalmente a la fastuosa ciudad que daba nombre al lugar y profundizaran en el conocimiento de los espíritus inmortales, la energía de las cinco fases y los sesenta y cuatro sellos sagrados. Los sha-man, o chamanes tao, eran los encargados de enseñar los secretos mejor guardados al monarca. Como era lo acostumbrado, el emperador Izanobu permaneció un ciclo anual en Daojima, como lo hicieran antes que él su padre, el padre de su padre y, a su vez, los emperadores que lo precedieron. Izanobu fue conocido por su magnanimidad y su profundo amor por sus hijos, la princesa Nihime y el príncipe Tsukiro, a quienes llevó con él. Los pequeños aún no habían cumplido los ocho ciclos, eran gemelos y estaban unidos por unos lazos inquebrantables. La mujer del emperador había rogado a su marido que no los llevara consigo, pues las hojas de té habían presagiado una terrible desgracia. No eran muchas las personas dotadas con poder para interpretar los designios, e Izanobu nunca creyó que su mujer hubiera sido bendecida con semejante don.
Las advertencias no habían sido infundadas, pues un terrible monstruo vivía en la isla de Daojima. Era un oni descomunal, de rostro azul, con cabello y barbas de fuego. Dos hileras de cuernos adornaban su frente y crecían espolones en sus piernas, por debajo de la piel de tigre que lo abrigaba. Sus ojos eran de rubí, y su gargantuesca boca podía tragar un caballo de una vez. Grandes colmillos curvos sobresalían de ella, y tenía el poder de soplar vientos capaces de arrancar todas las hojas de los árboles. Cabalgaba nubes y creaba tormentas con su garrote, desafiando a los hombres, los tengu y los espíritus inmortales. Nadie podía hacer frente a su poder. Su hogar era la Montaña de las Peonías Inmarcesibles, por fortuna muy lejos de la ciudad y los poblados de la isla. Nadie podría imaginar que semejante monstruo tuviera interés en recorrer tanta distancia para alterar la paz de los hombres, pues se conformaba con reinar en su montaña y en los alrededores, devorando toda clase de criaturas. Pero el señor de la montaña estaba cansado de probar siempre los mismos platos, creía que ya había probado todos los sabores existentes. Con su portentosa nariz olfateó un olor desconocido y no pudo dormir pensando en el origen de aquella fragancia, deseando probar su sabor. No pensaba en otra cosa, de manera que, en mitad de la noche, cabalgó las nubes y recorrió los cielos hasta llegar al palacio del emperador. Allí encontró al pequeño príncipe, durmiendo en su alcoba, y se le hizo la boca agua. Soplando un potente viento abrió un agujero y cogió al príncipe con una mano garruda, mientras con la otra apartaba a manotazos a los impotentes guardias. Los dragones ya no reinaban en Torishima, por lo que nadie pudo hacer frente a la bestia, que se subió a una nube y huyó con su preciado botín al tiempo que reía y cantaba. En el palacio, todo fueron llantos y rechinar de dientes.

dragon-1176341_1920 Sigue leyendo

Odriel :: La Técnica de los Siete Sellos

Ahora mismo estoy con este relato sobre el pasado de uno de los clarividentes de Lorian, Odriel. Este es el principio:

 

Odriel cumplía treinta años, lo que no era mucho para una semielfa. El mundo, por otro lado, se movía a una velocidad siempre diferente a la suya. Los humanos que conoció de pequeña creaban ahora nuevas familias, y sus hijos no se diferenciaban demasiado de los elfos que conoció al mismo tiempo, hace más de veinte años. Al menos mientras no hablaran. Los niños elfos viven infancias muy largas y, aunque su visión del mundo no deja de ser pueril y limitada, las experiencias que han vivido durante tantos años, lo que han aprendido de sus mayores, lo que han absorbido a través de la esponja de su curiosidad sin fin, han hecho de esos niños unas personitas sabias a su manera. Son muchos los que admiran la sabiduría que emanan las palabras de los niños elfos, en ocasiones más elevadas que las de los más insignes eremitas humanos. Tal vez por la pureza de su lógica, aún sin contaminar por los continuos etiquetados, la capacidad de fijarse en lo importante sin el ruido de las múltiples preocupaciones que trae consigo la madurez, y sumado a una experiencia pareja a la de un humano adulto. Claro que los pequeños elfos no están exentos de ciertos agentes contaminantes, de la influencia de sus mayores y su forma de pensar, del entorno en el que viven. Pero los cambios son un proceso muy lento en comparación con la frenética vida de los humanos.

Para Odriel, incluso lo que parecía inmutable, como su padre elfo, también se hallaba en una corriente que jamás se detenía mientras ella crecía. Algunos de sus amigos de la infancia parecían detenidos en el tiempo; otros envejecían, se casaban y tenían hijos; y luego estaba Odriel, que  experimentaba el despertar de muchas sensaciones hasta entonces desconocidas pero extrañamente familiares. El tiempo parecía tener reglas para todos excepto para ella. El único punto en común es que la adolescencia resultaba una etapa difícil para todo el mundo; no entendía de razas.

En el caso de los elfos, su cacareada sabiduría infantil parece diluirse al atravesar la adolescencia, como proclaman otras razas, diciendo que cuanto más pequeños son, más adultos parecen; y que, cuanto más viejos, más infantiles resultan. Odriel miraba a su padre y creía en esas palabras. En verdad se comportaba como un crío, ahora lo veía más claro que nunca. No es que su padre hubiera cambiado un ápice desde que lo conociera. En realidad solo habían cambiado sus circunstancias, pero seguía siendo el mismo aventurero loco de orejas puntiagudas. Quien más había cambiado era Odriel y su forma de percibirlo. Pero ella era su propio punto de referencia, por lo que su padre también había cambiado a sus ojos, de un modo u otro. La semielfa se veía a sí misma como el eje principal de un sistema solar, en el que cada astro giraba a su alrededor a velocidades completamente distintas. Algunos poseían satélites que giraban como locos, de forma vertiginosa, mientras más allá había un universo que permanecía en apariencia inmóvil. En cualquiera de los casos, sentía que nada fluía al mismo tiempo que ella. Para reforzar esta idea, volvió por última vez la cabeza hacia su madre. Su piel seguía tersa pues, a pesar de su tono oscuro, en su frente y sus pómulos se reflejaba el azul del cielo. Sin embargo, a sus cincuenta años, el tiempo había dejado su firma en las arrugas. Alrededor de su boca evidenciaban las alegrías de haber pasado tantos años junto a su hija; alrededor de los ojos, las preocupaciones de haber criado una mestiza en un mundo en el que se habían aceptado el blanco y el negro, pero no los grises. También gris era el cabello crespo de Nyah Lumumba y, aunque Odriel no era consciente de que la próxima vez que viera a su madre, el blanco habría ganado terreno al gris, sabía que el tiempo era cruel con la raza humana. Lo aprendió en su último viaje con su padre, a su regreso. Sigue leyendo