Tras leer “El nombre del viento”, de Patrick Rothfuss

¡Buf! ¡Mother of simpatía! Me he quedado como un portero goleado. De estos libros que te dejan con el sabor en la boca y necesitas tiempo antes de probar cualquier otra cosa… No voy a hacer una reseña, no me atrevo. Voy a contar mis impresiones según iba leyéndolo.

nombreviento-patrickrothfuss

Como un inuit es capaz de distinguir numerosas tonalidades de blanco, Patrick Rothfuss es capaz de distinguir entre un numeroso rango de silencios. Y me da la impresión de que, entre ellos, podríamos encontrar el nombre del viento, ¡o varios tipos de viento! Porque hay numerosas referencias al respecto (el Eolio mismo). Los silencios son importantes, y no podía ser de otra manera. Entre las numerosas referencias a la música, la canción y la narración, no es de extrañar que el silencio tenga tanta importancia en esta obra. El silencio es como un color más entre la pintura, uno que pasa desapercibido hasta que caes en su existencia y entonces le da sentido al cuadro. Y Rothfuss sabe aprovecharlo pero que muy bien.

El autor también sabe muy bien cómo mirarse las manos y componerte una metáfora tras otra, describiendo una sinestesia de emociones y sensaciones que se vuelven familiares, y haciéndote partícipe de la acción. Como un Edena Ruh hasta la médula, Rothfuss sabe crear ambiente, usar recursos dramáticos y llevarte por la historia de la mano. Es un cuentacuentos magistral.

Muy bien, muy bien, Rothfuss mola. Pero, ¿y la historia? La historia se lee sola. Estaba deseando acabarla para continuar con mi vida. ¡Y lo peor de todo es que aún me quedan dos días más por leer! Porque desde luego es original que el escritor nos relate toda la vida de Kvothe a través de su propia narración a lo largo de los tres días/libros. “¿Cómo escribo esta novela, como narrador en primera persona u omnisciente? ¡Qué demonios, lo haré con ambos!”. Desde aquí, mi aplauso. No quiero que mis palabras se queden muy lejos de hacerle justicia a la historia, así que simplemente comentaré que en algunos puntos me he acordado de Charles Dickens, Harry Potter y FullMetal Alchemist. Una mezcla que me ha parecido bastante jugosa, por cierto. Lo he disfrutado de principio a fin, aunque hay un par de aspectos que a mí me dejan más frío. Como aún no he leído el resto, siempre puede ser que tienen mayor importancia de la que he advertido, pero por un lado se me ha hecho especialmente larga la aventura del final, y por otro lado la relación con su amor platónico. A ver, hijo mío… ¡¡Esa mujer no te convieneeeee!!
Y nada más, se me ha acabado en un punto un tanto anodino con tanta aventura, así que no creo que tarde en leerme el siguiente. Pero lo haré cuando no tenga mucho trabajo porque desde luego, engancha.

Esto es lo que yo llamo “fantasía de nivel 20”. Bravo, Rothfuss.

Anuncios

Un comentario en “Tras leer “El nombre del viento”, de Patrick Rothfuss

  1. Pingback: Destripados :: El temor de un hombre sabio | El mundo de Enor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s