No voy a hablar de política

No quiero hablar de política en este blog, no viene a cuento. Pero la vida se funde con la política en muchos sentidos y sí me gusta hablar de la vida. En este caso, de la nueva vida que nos toca vivir en el siglo XXI.

Estoy de vacaciones, así que solo compartiré una breve reflexión que viene de los constantes debates que tienen lugar allá donde voy. No puedo huir de ellos, así que me veo impelido a contestar:

Me entristece terriblemente apreciar cómo la sociedad habla tanto teniendo tan poca idea de todo. Solo de lo que ven en la TV y poco más. Me hunde escuchar hablar de Grecia tan equivocadamente, con palabras que huelen al rancio aliento de otros, repitiendo unos conceptos prediseñados para que cualquiera pueda manejarlos. La gente necesita tener una opinión clara y tajante, pero para eso necesita ignorar u obviar fragmentos vitales de información. No saben lo parecidos que somos en el fondo, pero lo lejano es distinto.
Por eso, por favor, acercaos a gente culta e inteligente, tened al menos algún amigo que sea más listo que vosotros. Aprended de él, de otros, de sus costumbres y oficios, viajad, desarrollad la empatía. Pensad en cómo os afectan los actos de otros, para inmediatamente después meditar sobre cómo repercuten los vuestros. Escuchad a quien dice lo que os gusta oír pero también a quien dice lo contrario, siempre que tenga argumentos y razones fundadas.
Ya no somos solo españoles, ni europeos, sino algo más. Estamos conectados a todo el mundo. Al comprar un bolso has conectado con China, Tailandia, Marruecos. Al comprar un móvil, conectas con África, Corea… De una forma u otra, antes y después. Ahora somos ciudadanos del mundo y tenemos muchos privilegios nuevos, pero también responsabilidades. Aprender a ser un ciudadano del mundo consciente y responsable es muy difícil y exige una participación muy activa de las personas que ya tienen bastante con su día a día. Trabajan y tienen el tiempo justo para relajarse. Lo sé. Pero al menos, creo que lo que he dicho no cuesta nada. Al menos eso. Sin ofender a nadie, pero ahora que nuestro país ha crecido y engloba el mundo, vamos a necesitar más cultura y más inteligencia emocional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s