Historia y fantasía

Lo primero que aprendí cuando empecé a escribir novela, es que tu historia es como un iceberg. El lector solo ve la punta, que consiste en una octava parte de lo que el autor ha creado y que permanece sumergido.

Iceberg

Y cuando esto no es así, un libro no ofrece la consistencia que el lector espera. Siguiendo la analogía, basta decir que cuando un iceberg se funde por debajo de la línea de flotación, al final el peso de la parte superior termina por volcarlo, ofreciendo una parte redondeada, lamida por las aguas. Así que si no quieres que tu novela quede como el culo lamido por las aguas, necesitas mucha, mucha información. Y para informarse hay que consultar bibliografía, bucear mucho por bibliotecas físicas y virtuales, googlear, leer artículos, ver documentales, visitar museos, conocer obras ajenas e, incluso, hablar con gente que sabe mucho de un tema.

Cuando se trata de novela histórica, documentarse supone un esfuerzo a veces mayor que el de escribir la novela si no eres una eminencia en la materia. Sinceramente, respeto muchísimo la veracidad y el interés por recrear la Historia y, al mismo tiempo, contar una buena historia. Pero a veces, para que la novela sea más interesante, divertida, o que encajen ciertas piezas del puzle, hay que tomarse ciertas licencias. Generalmente pasarán desapercibidas por el ojo inexperto de la mayoría de lectores, otros harán la vista gorda y unos pocos le echarán mal de ojo por semejantes tropelías.

Pero es escribiendo fantasía cuando entramos en un terreno donde la línea entre veracidad y ficción se vuelve más indefinida. Y creo que esa frontera flexible alberga en sus numerosas lindes a muchos tipos de autores diferentes. La realidad me parece aburrida, mi mente es más creativa y me pide inventar, desarrollar sistemas, mecanismos, sociedades, culturas, etc. Eso no quita, por supuesto, que haya que conocer mucho mundo y basarnos en dichos conocimientos como buen aglutinante, sin el cual nuestras fantasías dejarían de sostenerse para caer por su propio peso. Sería como tener un iceberg hecho pedazos que no se sostienen ni con el manido recurso de la magia. Pero también es interesante que la magia y lo desconocido formen parte de ese aglutinante, ya que permite hacer lo mismo que tomarse licencias históricas: embellecer una historia. Siempre que se administre con cuidado, claro. Sea como fuere, a mí me gusta escribir fantasía, no Historia. Pero creo que una no puede funcionar sin la otra (aunque la otra funciona perfectamente sola. La Historia no necesita siquiera funcionar).

He pensado muchas veces en compartir algunas de las búsquedas y estudios que he ido realizando para escribir. A veces descubres recursos de valor incalculable, muchas de ellas son páginas web que por algún inexplicable milagro han llegado a tu navegador, generalmente cuando no las buscas. Cuando busco activamente solo encuentro morralla, la verdad. Es como la leche, que solo hierve cuando no la miras. Pues voy a ir compartiendo algunos de los resultados de mis pesquisas.

Leyes medievales.

Mi próxima novela es más social que Kelvalad. En ella se retrata una sociedad en la que existe la delincuencia a varios niveles, donde no todo el mundo es igual ante la ley y donde existen organizaciones criminales que pagan sus impuestos para ejercer su profesión, siendo contratados para tareas delictivas en un extraño limbo legal. Esta locura, fruto de mi ambición por legalizar algunas de las profesiones más impopulares, hace que en algunos casos eche espuma por la boca al pasar de una paradoja a otra. No es que me considere fan del hurto o el asesinato a sueldo, pero en Enor siempre existieron gremios para esto. Al final es un trabajo que alguien tiene que hacer y, ¿qué mejor que normalizarlo?

Bien, pues esto me llevó a buscar información sobre leyes en la Edad Media. Así descubrí el “Sachsenspiegel”, que significa espejo sajón y es una interesante compilación de leyes alemanas en los siglos XIII y XIV. En cada página había dos columnas, con miniaturas bastante ilustrativas en una y la aplicación de la ley en la otra. Podéis verlo aquí.

Sachsenspiegel-ley-alemana-medieval

Estas leyes, entre otros muchos asuntos, también estaban destinadas a poner límites en la tiranía feudal y la brutalidad sin sentido, a disminuir los prejuicios, a mejorar la protección de las personas frente a la violencia, los saqueos y otras formas de injusticia explícita, incluyendo la social. Al igual que el modelo de rentas que impuso la Corona de Aragón resultó determinante hasta nuestros días para asentar el concepto moderno de fiscalidad, este primer documento legal fue muy importante para la evolución del derecho en Alemania y otros países de Europa del Este.

Aún no he conseguido encontrar una traducción de algunas de las leyes, pero sigo investigando con la esperanza de descubrir cuál era la pena por robar una hogaza de pan o violar los melones de tu vecino. Y hablando de pan y melones…

 

La comida.

Está claro que, por muy libre que me sienta a la hora de introducir curiosidades en Enor, o mi total impunidad ante los anacronismos, no verás a mis personajes meterse una hamburguesa con patatas fritas entre pecho y espalda.  No solo me resultaba interesante saber qué se comía, sino qué se bebía y qué utensilios se utilizaban. Por ejemplo, sabía que el tenedor no se hizo popular hasta el s. XVIII. Aquello de no comer con las manos era considerado muy gay. Pero, ¿qué queréis?, por algo era la oscura Edad Media (aparte de por la escasa luz que había en las casas).  También me interesaba saber la diferencia entre la dieta de un campesino y la de un noble.

Para descubrir un montón de curiosidades interesantes, acabé aterrizando en esta página del Restaurante Beltane.

Realmente buscaba información sobre hidromiel, pero la página está realmente bien.

 

Urbanismo.

Para recrear ciertas ciudades, la disposición, la tipología, la ubicación de los edificios más relevantes, etc., era difícil encontrar información bien estructurada que diera al instante una buena idea de cómo eran las ciudades medievales. Me recomendaron leer XXX

Un blog que recomiendo con muchísima información, y que me resultó muy útil, fue el de Las historias de Doncel, un blog didáctico de Geografía e Historia (y en especial esta página).

Las historias de Doncel - imágenes

Además de tener un buen artículo, viene con profusión de imágenes muy útiles.

 

Y de momento estos son algunos de los temas más interesantes sobre los que he tenido que investigar, pero por supuesto hay muchos más. Por ejemplo, el otro día en el blog Crónicas de Êrhis publicaron una entrada muy interesante sobre el vestuario de la Edad Media, un tema con el que me había dado cabezazos innúmeras veces. Y viendo el trabajo empleado en su documentación, no me extrañaría que su libro Êrhis fuera un buen iceberg, sólido y con una base bien construida.

 

Me despido con un momento de telepromoción. No te voy a vender nada, es solo que me gustan las herramientas de organización. Para almacenar toda esta sabiduría en formato web, para mí ha sido de un valor inenarrable la herramienta de captura de Evernote Web Clipper, con la que iba añadiendo artículos en forma de notas en mi cuenta de Evernote. Así, puedo acceder rápidamente y mantengo la información de la fuente.

https://evernote.com/intl/es/webclipper/

Herramientas que me hacen la vida más fácil.

De hecho, intentaré escribir una entrada sobre las herramientas más útiles que he encontrado. De momento aún estoy probando algunas, así que cuando tenga una opinión más sólida te contaré.
Y tú, ¿tienes algún tema sobre el que hayas hecho un máster para una novela? ¿Conoces fuentes estupendas para compartir?

Anuncios

2 comentarios en “Historia y fantasía

  1. Estoy de acuerdo en lo que dices en esta entrada, Noa. La historia que uno quiere contar al final no es más que una pequeña parte de una cantidad ingente de trabajo que, al final, es la que hace que la punta del iceberg brille a ojos del lector. Bueno, al menos así lo entiendo yo. Es una labor un tanto dura, porque es mucho trabajo que, por así decirlo, no se ve, pero que si falta se nota enormemente.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s