Microrrelato :: Alineación

Este es mi texto semanal para los “relatos encadenados” a partir de la frase “¡Cuánta fuerza y qué poca puntería!”.

ALINEACIÓN
¡Cuánta fuerza y qué poca puntería! Alfred era un desecho de virtudes. Entre ellas, la creatividad a la hora de deshacerse de aquel cadáver, arrojándolo por el acantilado cual martillo de atletismo. Aún embotado por los güisquis, asimiló lentamente la escena. Quizá no debió aparcar tan cerca su descapotable. Quizá no debió dejarlo alineado y cuesta abajo, con la comisaría al final de la carretera. Pero, ¿quién podría adivinar que aquella prostituta acabaría cayendo en dirección contraria y soltaría el freno de mano?
—¡No me cogerán con vida! —gritó determinado mientras se arrojaba al vacío.
La Policía lo encontró dormido, prendido de un árbol.

Así pudo acabar, a la mañana siguiente, esta historia:

Foto original de Rodrigo Valero, con el pintor Antonio López, al que un amigo tituló como “¿Quién se ha dejado una puta muerta encima de la mesa de los bodegones?”. Esta imagen, tan potente, tan genialmente compuesta, en la que muestra al pintor en una clase de hiperrealismo, fue absurdamente censurada por Facebook. Y, por supuesto, ni es prostituta ni está muerta, pero ahora no puedo evitar acordarme de esta imagen ante una historia en la que haya una.

 

El microrrelato ganador, magnífico, fue el siguiente:

Luz María Leira Rivas
El desafío

¡Cuánta fuerza y qué poca puntería tuvo el camello, para privarse de agua hasta desinflar sus gibas, para enroscarse el pescuezo, para arrancarse los dientes y retorcerse e introducir en su boca no solo el rabillo piloso sino también, una por una, sus cuatro zancas unguladas, para en esta sufrida posición de contorsionista chino apretarse y fruncirse y plegarse a sí mismo tantas veces doloridas que perdió la cuenta entre estertores, para convertirse en raquítico, en migaja, en miniatura, en pigmeo artiodáctilo, en microscópico átomo de camello exultante y conseguir contra cualquier pronóstico divino inadmisible traspasar de una maldita vez el puñetero ojo de la cerradura!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s