Microrrelato :: Defensa propia

DEFENSA PROPIA

«¿Y cómo es que nunca cambiaron el bombín?». Mi madre y yo clavamos la mirada en aquella puerta con la pintura desconchada a lo largo de innumerables noches sin fin. Nos estremecimos contemplando la madera astillada alrededor de la mirilla. Más abajo, la cerradura escarificada por la llave que tantas veces esgrimió su mano errática. No era justo. Habíamos vencido a la angustia acumulada tras esa puerta, nos enfrentamos a la furia etílica enarbolando la bandera de la desesperación y, tras años de incertidumbre, nuestra única certeza fue la prueba acusadora. El policía sacó sus esposas y él mismo se respondió: «Sabían que no volvería nunca más».

cabronconpintas

Microrrelato de la semana pasada para “Relatos en cadena”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s