Microrrelato :: Presagio

Un señor con levita que se parece a Pushkin espera en el rellano. Tras él, la viva imagen de Tolstói y la hermana fea de Dostoyevski. Cuando aquel vidente predijo la enigmática causa de mi muerte, tan sólo dos días atrás, lo tomé por loco. Ahora, con semejante cohorte plantada ante mis narices, distingo con claridad meridiana por qué me previno contra la “ensaladilla rusa”. De un portazo les muestro de nuevo la cara externa de mi puerta.
—¡Qué grosero! —dicen, mientras se alejan, los testigos de Jehová—. Sólo queríamos hablarle del fin del Mundo.
 
pushkin

Aleksander Pushkin. Detalle de una pieza lacada de Palekh.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s