2 Novelas que se Están Cocinando Ahora Mismo

Ricardo Lorenzo, el pediodista argentino afincado en Aranjuez que moderó el Encuentro de Autores Independientes de Aranjuez y que me causó una honda impresión, arrancaba mi presentación con unas palabras rescatadas de una de las entradas de mi blog:


(…) A veces escribimos gracias a lo que conocemos y, otras veces, nos conocemos gracias a lo que escribimos.

No es la primera vez que escucho con interés una cita para descubrir que la he dicho yo en algún momento, lo que por un lado me hace sentir que me caigo bien a mí mismo sin quererme en exceso (y eso está bien); por otro, no obstante, me hace recordar otra cita de James M. Barrie en su novela más conocida:


(…) Mas Peter Pan era un aturdido y decía las cosas tal y como le pasaban por la cabeza.

No es que yo hable siempre a lo loco, sin pensar, pero no le doy a veces importancia a lo que digo. Es un estigma derivado de la relatividad en la vida. Las palabras no son sólo mi herramienta sino, además, mi campo de juego, y la verdad es que paso mucho tiempo jugando con ellas. Pero estas palabras, de la boca de otra persona, me han sido devueltas tras haber visto mundo y las acojo con gusto. Cada día lo creo más, sobre todo al escribir “Gusanos en la basura”.

 

Y, a propósito, ¿qué sucede con GELB? Ha pasado un tiempo y por fin puedo sentarme a poner algunas ideas en orden, trazar mi línea de trabajo en los próximos meses y contarte un poco lo que vas a encontrar en el blog; y, en un futuro espero no muy lejano, en las tiendas.

 

Gusanos en la basura.

GELB es una novela testimonial que tenía en mente, una mezcla de realidad autobiográfica aderezada con pequeños parches de ficción. Me decidí a escribirla como una terapia, como si ella misma me pidiera que la sacara a la luz. Me di cuenta del bien que podía hacer arrojar luz sobre una infancia de tinieblas sobre la cual se sustentaba mi vida adulta, tambaleante. En los últimos años, mis recuerdos sobre los momentos más duros habían resultado muy persistentes, parecía que mi mente quería darme a entender quién soy y por qué. Como si hubiera vivido una tregua durante unos años, mis experiencias, traumas, recuerdos y educación se habían mantenido tras el velo de una vida feliz e intensa. Al caer en la depresión, más tarde, todo aquello volvió con fuerza y sentí que tenía que empezar a canalizarlo de alguna forma. Hablando con un amigo, le di vueltas al concepto del perdón, algo que nunca pasó por mi mente. ¿Perdonar? No sabía ni siquiera que tenía asuntos pendientes, que tenía que hacer las paces con alguien. Y darte cuenta de que, en el fondo, existe un atisbo de resentimiento, es un paso importantísimo. Descubrí que llevaba todos estos años resentido con la vida que me habían dado, y que me había proporcionado pistas en numerosas ocasiones al decir frases como “no quiero traer un niño a este mundo si no puedo asegurarme de que tendrá una buena vida”.
 ninja-del-amor-robabesos

 

He crecido con teorías filosóficas que me hacían sentir mejor persona, entre ellas la idea de que a veces no existen los culpables. Que a veces las cosas son como son, ni buenas ni malas, y que los agentes que han intervenido son a su vez víctimas de otras circunstancias que los eximen de su culpa. Sin embargo, en la práctica, somos humanos. Al no poder enfocar o canalizar mis sentimientos sobre un origen, esa culpa se fue filtrando entre los huecos, sedimentándose como un ácido que va corroyendo. Descubrí asombrado que no quise dejar de idealizar a mi madre para no enfrentarme a ciertas realidades, que muy en el fondo sí que había culpado a mi padre por haberse alejado de mí. Les culpaba por haber tenido un hijo que no podían criar, al que no podían dar una vida feliz, aún siendo yo consciente de que ellos tampoco podían tenerla, que ellos no pudieron elegir. Me di cuenta de algo sumamente importante: tenía que hacer las paces con ellos, pero para eso necesitaba formalizar su culpa. Necesitaba echarles en cara todo lo que me envenenaba, aunque estén muertos, para poder decir que les perdono.

 se-me-cayo-la-caca

 

Entiendo que todo esto puede sonar demasiado a asomarse a una sesión de terapia psicológica y que ya tenemos suficiente con nuestras propias neuras. Sin embargo, GELB está planteado como algo más. La idea de publicarla, en lugar de ser un documento privado, se gestó al ir dándome cuenta de lo peculiar de mi historia. Han pasado los años y nunca conocí a alguien que viviera lo que he vivido yo, ni conocí una historia similar a la mía. Sentí que tenía derecho a escribirla, que merecía la pena ser leída.

 

SIDA

 

GELB iba a ser en principio una novela gráfica, una historia con predominancia de la palabra, apoyada por la fuerza de los dibujos. Me propuse comenzar a escribir por el NaNoWriMo y, aunque ni de lejos rellené las 50.000 palabras necesarias para superar el reto, me sirvió como arranque. Ahora, GELB va a ser una novela que voy a ir escribiendo poco a poco. Intentaré, además, ir dibujando de vez en cuando. Pero, entonces…, ¿qué es lo que voy a escribir ahora?
 la-leche-de-la-sibila

 

Clarividentes de Lorian.

Me planteé varias opciones para la siguiente novela que quería escribir. Tenía una continuación de Kelvalad, donde aparece Aevirae por primera vez. Era un borrador bastante avanzado que no me convenció y descarté. He barajado algunas opciones hasta que, finalmente, me decanté por los Clarividentes. La sinopsis provisional de la novela:

 


Zenda, Aeric y Odriel son un equipo de investigadores denominados “Clarividentes de Lorian”, diosa de la Verdad. Su trabajo consiste en descubrir los secretos que se ocultan tras los crímenes más desconcertantes de la ciudad de Slyndbar. Y cuando Clarendon, un genio alquimista amigo de Odriel, es hallado muerto en su laboratorio, pondrán más interés si cabe en descubrir al asesino.

El capitán de la Guardia de la sección de Guerra de la ciudad, Didot, dificulta su tarea dando por cerrado el caso y acusando del asesinato a la ayudante del alquimista. “Por encima de todo, la verdad”, reza el lema de los seguidores de Lorian, quienes tendrán incluso que saltarse las leyes para llevar su investigación hasta el final.
Perseguidos por la Guardia, los clarividentes tendrán que seguir las huellas de una misteriosa pareja de bárbaros, un asesino que siembra el pánico entre la alta sociedad de la ciudad, conocido como “el Basilisco”, e investigar al mismo Didot.

En la Era de la Tecnomagia, en una de las ciudades más importantes de Enor, una sacerdotisa humana de Lorian, un mago criminalista halfling y una semielfa médica, harán todo lo que esté en su mano para descubrir la verdad. La única verdad.

 

Y esta idea proviene de unos juegos de rol que empecé a formular hace unos años en el mundo y época de Aevirae. La historia estaba avanzada pero me quedaban algunos puntos por aclarar. Todavía estoy en la fase inicial de planificación, realizando una línea temporal de acontecimientos y uniendo las tramas, personajes y pistas. En esta época en Enor, han cambiado bastantes cosas con respecto a Kelvalad. Han pasado muchos años y han tenido lugar sucesos que causaron gran impacto, por lo que me lleva mucho tiempo y energía establecer algunas de las bases de la nueva sociedad. Ahora mismo estoy escribiendo todo lo referente a la alquimia y tiene mucha miga. Gran parte de los avances en tecnomagia son fruto del trabajo de los alquimistas especializados en metalurgia, conocimiento de la urdimbre y los arcanos. Por otro lado, la medicina está íntimamente relacionada con muchos de los avances alquímicos y los que ejercen dicha profesión han recibido una formación como alquimistas, con la especialización en el cuerpo, el ki y la química. Ya iré compartiendo algunas de estas notas que hacen el mundo más completo y rico.

 

Un ejemplo de mis notas sobre el mundo de Enor y su funcionamiento.

Un ejemplo de mis notas sobre el mundo de Enor y su funcionamiento.

Se acercan las Navidades y se acabaron las clases, las campañas electorales, los eventos de escritor y las entrevistas… Así que me parece que con este mes más o menos expedito de distracciones (más allá de las concretas fiestas del turrón) sólo me queda ponerme a escribir como si no hubiera 2016 🙂
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s