3 Ramas de la Alquimia que Estudian la Urdimbre

Ya es definitivo. Me han requisado todos los filtros de amor y se ha prohibido su venta en todo el país de Diliban. ¡Maldito Ministerio de Ética! Si seguimos con estas trabas no vamos a avanzar más en I+D+A (Investigación, Desarrollo y Alquimia). Hasta esos palurdos de Eládranor acabarán teniendo mejor tecnología que nosotros. ¿O acaso creen que hemos llegado tan lejos tan sólo recogiendo flores y contando estrellas? Como decía mi padre, “no se puede preparar una tortilla de Fuerza +2 sin destruir un nido entero de víboras aladas”. Entiendo que existan unos límites, hay gente muy depravada en el campo de la alquimia, pero con gusto sacrificaría un par de personas si con eso puedo salvar a otras doscientas. Yo trabajo por un bien ulterior. Además, los filtros de amor ayudan a equilibrar la tasa de natalidad tras ciclos de bajona poblacional.

 

Pero no puedo hablar de mis filtros. Está prohibido. Y como ya te he hablado acerca de la aurcania, la rama de la alquimia que estudia los arcanos y las yárades —unas piedras mágicas de gran poder como las que usaba el mítico Gildegar, uno de los héroes del Kelvalad—, te enumeraré algunas de las restantes siete ramas principales.

 

Desde que se descojonara la red de energía de Efferd en Enor, hace un par de siglos, una de las artes que más ha evolucionado y que ha cobrado mayor relevancia es el estudio y manipulación de la Urdimbre. Como se trata de la fuente de la magia, seguramente te preguntarás por qué no se dedican los magos a estos menesteres. Hasta el suceso que trastocó la Urdimbre, la magia era asunto de magos, hechiceros, brujos y criaturas con afinidad especial con la energía de los dioses y más concretamente de Efferd, deidad de la magia. Luego se entremezclaron planos de existencia, porciones de mundos remotos en lo que llamaríamos un “programa de intercambio aleatorio”, se contaminó la Urdimbre y el tejido se hizo más… maleable. Lo que propició que la civilización prosperara, aparte de los descubrimientos que nos dejaron dichos mundos, fue que nunca antes la magia había sido tan accesible para los no iniciados. Por supuesto, no cualquier campesino puede llegar y soltar unas chispas. Afortunadamente, porque más de uno quemaría los campos por accidente. Sería un caos. No, los magos y practicantes de la magia son los principales usuarios y modeladores de la Urdimbre, pero gran parte de los avances en tecnomagia y medicina provienen de la alquimia. Concretamente de la taumaturgia, la rama que estudia la Urdimbre, el hainu y el od.

Para que te hagas una idea, la Urdimbre es una maya de energía que se extiende por todo el mundo, a través de los seres vivos, los objetos inanimados, arcanos y compuestos, entrelazando no sólo nuestras energías en el espacio sino, además, en el tiempo. Bien, seguro que tienes una idea clara, es muy sencillo: todo está conectado. Y si sabes qué hilo tocar, sabrás a qué afecta y cómo. Pero la cosa se complica. Si has estudiado Historia de Enor, sabrás que en el origen existía Hirnim el Señor Blanco. No se le llamó así porque fuera un abuelete paliducho, claro, sino porque representa la luz. En su mundo primigenio sólo existía la energía creadora, el hainu, lo que conocemos vulgarmente como la magia del bien. Cuando se deshizo de su Orgullo de Hirnim y apareció Gwathalion, el Señor Maligno, el mundo se equilibró y apareció un nuevo tipo de energía, una oscura y representativa de la destrucción: el od. Mientras el hainu es como una corriente de empuje que fluye hacia fuera, el od es una corriente negativa a la que se le atribuye un movimiento de arrastre, como la resaca de las olas, una succión de vuelta a la Urdimbre. Por algunas criaturas, elementos y compuestos fluye una corriente principal, son afines a un tipo concreto de energía, aunque tras la Era del Equilibrio empezaron a entremezclarse y la mayoría de criaturas poseen una marcada dualidad. Así, mientras el elemento fuego es od y el elemento tierra es hainu, a día de hoy los elfos tienen un poco de od y los orcos algo de hainu.
Todo esto es importante para descifrar muchas de las interacciones entre energías y, como suele suceder en la alquimia, unas ramas son muy importantes para el desarrollo de otras.

 

Así, gracias a la taumaturgia hemos aprendido muchísimo sobre el cuerpo de los seres vivos. Antes había curanderos que te cosían un brazo con hilo de vello de troll y te sangraban con sanguijuelas cuando cogías un resfriado. Hoy nos suena ridículo, ¿verdad? Pues hace un siglo aún existía el término “muerte por curación”. Si no te tocaba un sacerdote con magia divina ya podías rezar a todos los dioses, por si alguno se apiadaba de ti. Ahora, sin embargo, tenemos la medicina, una ciencia que resulta mucho menos invasiva gracias en gran parte a ese estudio de las corrientes de energía o ki. El ki engloba el hainu y el od y puede observarse, puede ser alterado y reparado con procedimientos como el reiki y la acupuntura. Alguien con conocimientos médicos también podría dañar a alguien al impedir que su ki fluyera con normalidad. No es muy común, pero hay alguna asignatura de medicina que se basa en el estudio de producir malestar en vez de curar. Pensarás que hay que ser muy cabrón para estudiar eso pero, bien empleado, puede resultar muy útil al conjunto de la sociedad. Estas técnicas son populares entre las fuerzas del orden, ya que sirven para reducir a un criminal o en un interrogatorio. Otros lo estudian porque, efectivamente, son muy cabrones. Un compañero de la Universidad se dedicaba a provocar diarreas o dolores de cabeza a ciertas personas cuando le importunaban o le llevaban la contraria. Además, para sanar a través del reiki es conveniente ser una persona humilde ya que, para reparar corrientes de hainu, un médico es un mero vehículo de la energía principal. Tiene que dejar que fluya desde la fuente hasta el paciente sin alterarla, por lo que requiere de una personalidad y una vocación especiales. Si estudias medicina sin estos requisitos, no puedes practicar la sanación directa del ki. Como en tantas otras cosas, se podría decir que existen médicos hainu y médicos od. Eso sí, la acupuntura no tiene restricciones de este tipo. Una aguja bien clavada puede calmar dolores, sumirte en un trance, paralizarte e incluso hacerte reír.
No hay que olvidar otras corrientes alternativas como el feng shui, una disciplina de lo más curiosa. Gracias a la disposición del entorno, un practicante puede alterar los estados anímicos y emociones del paciente. Por medio de sellos puede también proteger, curar, incluso generar sensación de calor o frío o ganarse la confianza de alguien para que resulte más fácil el tratamiento. No lo estudia mucha gente, pero dicen que es increíble.
Tampoco hay que olvidar en el campo de la medicina los aportes de los aurcanos con sus pócimas, panaceas y medicinas en general.

 

Por otro lado, los estudios taumatúrgicos suponen una valiosísima ayuda para los tecnomagos y mentalistas en la creación de artefactos. En el mentalismo —una corriente que estudia la mente y sus capacidades— podemos encontrar a los rabdomantes, quienes por medio de instrumentos de percepción sinérgica son capaces de detectar corrientes de energía, flujos, agua, vetas de mineral, encontrar objetos o seres concretos, enfermedades… ¡Incluso adivinar números y predecir el futuro! Al menos eso dicen. Al contrario de lo que cuentan los antiguos escritos sobre los Hados, según ellos, al conocer el futuro se genera automáticamente una posibilidad de cambiarlo. Casualmente, lo mencionan cada vez que un augurio no se cumple.
Los instrumentos o artefactos de rabdestesia consisten principalmente en varas, varitas, medidores, sensores, canalizadores, etc. Se manejan en sintonía con la energía del alquimista y detectan, alteran o descifran fragmentos de la Urdimbre.
Las habilidades que estudian y ponen en práctica los mentalistas están relacionadas con el ki y los poderes psíquicos; son, entre otras, telepatía, hipnotismo, telequinesia, viajes astrales, memoria perfecta… Entre nosotros, estos son los más frikis de los alquimistas. Además que es donde acaban muchos estudiantes que no son capaces de sacarse el título de alquimista, llenándose de farsantes que le dan mala fama a los que no lo son. Muy triste. Hay rabdomantes que se dedican a buscar rabdomantes falsos. Están subvencionados, así que es muy posible que ellos también sean estafadores. Como digo, el mentalismo es una ciencia y da resultados, si bien se mueve en terreno pantanoso. Es lo que tiene el estudio de la mente. Una vez, un mentalista me dijo que podía usar su mente para atraer objetos hacia él. Me pidió que le acercara la varita y así lo hice. Me imaginé que la necesitaba para mostrarme su poder telequinético. No andaba muy descaminado: me dijo que gracias al poder de su mente había conseguido convencerme de que le acercara la varita. Su mente me había guiado, decía… Qué gilipollas.
Pero doy fe de que algunos son verdaderos genios del poder mental. El problema es que estamos aún en pañales y no hemos encontrado una forma de controlarlo. Un colega, en una reunión, me aseguraba que iba a hablarme telepáticamente. Yo no escuché nada, no sé si mi sombrero tenía algún tipo de escudo que evitase la intrusión mental, pero lo achaqué a otro fracaso más del caprichoso mentalismo. Horas más tarde me desperté sobresaltado cuando escuché la voz del telépata en mi cabeza, diciendo “pásame la cerveza”. Lo había conseguido, sí. Sólo tenía que afinar un poco más y evitar el efecto de retardo.

 

La rama de la tecnomagia está estrechamente relacionada con la taumaturgia y a veces con otras especialidades, pero por su importancia y extensión la dejo para otro día. Tengo mucho trabajo que hacer, me acaba de llegar un cargamento de huevos de víbora alada. Es curioso…, desde que se prohibieron los filtros de amor se ha disparado la venta de las tortillas de Fuerza +2. La chavalada ahora es adicta a esta mierda…
Rotis Walbaum
Alquimista

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s