Microrrelato :: Volver a Empezar

Volvieron a ser invisibles y, por más que las buscaba, no hacía más que tropezar. ¿Cómo no iba a hacer el mayor de los ridículos, si con el primer aguacero desaparecían las señales que dejé? Ni rastro de aquellas flechas que evidenciaban mis accesos previos, las advertencias de curvas peligrosas, nada. Sólo las que habían sido marcadas a fuego por el amor y el dolor quedaron a la vista. ¡Me quedaba tanta vida por recorrer!

primos salvajes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s