Valoración :: Viaje al Oeste

Lo he tenido que dejar a la mitad, con todo el dolor de mi corazón y mis ojos. Odio dejar algo a la mitad, y más cuando lo empecé dos veces y me he tirado meses leyéndolo. Pero igual tenía que haberlo tomado como una clara señal de que esto iba a suceder.

Esta opinión se la dejo al orco literario. No me responsabilizo de lo que diga:

9788416120000_l38_04_l
En su día, hace diez años, lo saqué de la biblio y pensé:
“¡Hey! ¡Las aventuras del rey Mono! El personaje más legendario de la literatura oriental, cuyas aventuras inspiraron grandes personajes, historias y mitos como en el caso de Son Goku y Dragon Ball, Naruto, etc. ¡Este libro tiene que ser ambrosía en tempura de gloria!”.
Me dio tiempo a leer la historia de Sun Wukung, antes de convertirse en el Peregrino, y me gustó. Pero tuve que devolverlo y, de todas formas, aún le tenía aprecio a mi espalda como para ir paseándolo en la mochila.

El año pasado conseguí una versión digital, levanté mi Kindle como si fuera Simba en lo alto de un peñasco con el sol recortándose en el horizonte, y me juré que al fin descubriría qué sucedía en ese maravilloso viaje al oeste.

latest
Bueno, pues no sucede nada.
Está bien, es mucho decir. Algo sucederá para llenar dos mil y pico páginas. Bueno, pues una vez leí de nuevo la historia de los primeros años del rey Mono, y de dónde surge la loca idea de ir hasta el culo del mundo a por unos papelajos, lo que sucede viene a ser todo el rato lo mismo (NO SÉ SI ESTO SE PUEDE CONSIDERAR *SPOILER* O UNA ADVERTENCIA QUE SALVARÁ TU VIDA):
-Tripicaca el monjefe y los otros peregrinos se encuentran un obstáculo en el camino.
-El obstáculo acaba siendo un monstruo, muchas veces disfrazado de ser inocente.
-Monstruo conoce monjes. Tripicaca se deja engañar.
-Mono reconoce a monstruo y avisa, pero el puto cerdo, llamado “el Idiota”, de algún modo consigue convencer al resto de que el Mono se lo está inventando. Que el Mono, que es un poquito cabrón, lo único que quiere es cargarse a un ser inocente. Y en vez de hacer caso al Mono, Tripicaca hace caso al puto cerdo. Sí, ese al que llaman “el Idiota”. ¿Quién es más idiota?

journey_to_the_west__white_bone_demon_by_lgliang-d4mjv1d

Sun Wukung reventando a golpe de bastón los engaños de un monstruo, y Trippitaka horrorizado porque sus ojos son mortales y su cerebro de papel de lija

-El monjefe es capturado por el monstruo. Se llama Tripicaca, tal vez por lo de viajar, pero debe de ser más bien porque su mierda es bastante mala. Es la reencarnación del cigar de oro, un megasanto, y los monstruos lo quieren devorar porque alarga la vida como el Jess-extender alarga la barra de pan. Pero para ser alguien tan puro y tan santo, no para de llorar y quejarse (podían haber puesto a un niño, que daba lo mismo). Y casi siempre del Mono, que es el único que mueve el culo realmente para sacarle de los apuros.
-Así que Mono va al rescate.
-El puto cerdo estorba más que ayuda.
-Mono no puede derrotar al monstruo, pues suele cerrar la puerta de su casa y ahí parece que no puede entrar nadie. Supongo que será el origen de cuando los niños dicen “casa, no se vale”.
-Así que Mono va a dar la brasa one more time a la BodySativa, que es la que empezó con todo esto. Se llama así, seguramente porque estaba fumada el día que decidió que un monje llorica recorriera millones de kilómetros para ir a por papel, cuando todo el mundo sabe que hay en cualquier chino y que abren hasta tarde.
-BodySativa salva el día. Se pone las gafas de sol y se marcha en su nube Kinton al ritmo de “Turn Down For What“.
-Repetir la fórmula ad infinitum.
-Tirar el libro la vigésima vez que Tripicaca llore y el puto cerdo vuelva a trolear al mono.

journey_to_the_west_by_artoftu-d6kf2uy
Pero no es tanto que la historia se repita con ligeras variaciones (algunas variaciones molan mucho, eso no lo cuestiono, y me he echado unas risas), sino que repite las mismas fórmulas hasta la saciedad; hace recordatorios en cada capítulo, contándote cómo el Peregrino Sun, el rey Mono, sumió el Palacio Celestial en el caos; los personajes son mezquinos y carentes de algo con lo que sentirte identificado, más allá de ser chinos del siglo de la tos; en especial el puto cerdo Ba-Chie, que tiene sus momentos, pero el resto del tiempo deberían cocinarlo al vapor y dárselo al siguiente monstruo mientras siguen su camino. Luego está el extra que los acompaña, el Bonzo Sha, que está ahí para sujetar al dragón convertido en caballo. Eso es: un dragón… convertido en caballo.

Facepalme

Y eso me lleva a otra cosa: 7 años viajando. He llegado a unos 7 años de viaje. Y todo por culpa del puto Tripi, que es un inútil. Cualquiera, incluido el caballo, podría haber llegado en un rato, montando una nube o simplemente no siendo gilipollas, pero la BodySativa le encarga la tarea al más merluzo, que en su vida ha salido del pueblo.

08-07-20141
En verdad que el único personaje que merece la pena es Sun Wukung, pero me temo que si quiero saber lo que ocurre en el resto del viaje, tendré que terminar de leerlo en la Wikipedia o en algún resumen.

No lo recomiendo a nadie que conozca. Me considero el más friki de mis amistades en cuanto a leyendas orientales y me he rendido. Y tiene demasiada propaganda de budismo y taoismo loco. Para encontrar las joyas que alberga, te obliga a tragarte un montón ingente de paja imposible de digerir para el occidental. El formato es perfecto como guion para una serie infantil. O para inspirar a un Toriyama. Él sabrá qué hacer.

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s