Valoración :: Jacks, Holmes y un par de colts

Lo leí cuando salió del horno de un NaNoWriMo y se llamaba Londres XIX. Ahora ha pasado del PDF a una edición física de la mano de El Salto Editorial con un sugerente nuevo título que es un guiño a la película de Guy Ritchie, Lock, stock and two smoking barrels.

 

lock_stock_and_two_smoking_barrels

 

No soy muy de releer libros. Mi pila de lectura se incrementa cada día y soy tirando a agonías, así que solo lo hago por amor a la obra o amistad hacia el autor.
O porque haya leído el libro antes y no me acordara. Me pasa con algunas películas. En fin, en este caso hay un poco de lo anterior ya que conocí a Iván hace unos años y, aunque no he tenido tanto trato con él como me hubiera gustado, me consta que es buena gente y un escritor cojonudo. Digo esto porque es posible que mi juicio no sea imparcial. Al fin y al cabo es difícil cuando lees una obra como esta y te estás imaginando constantemente a Iván contándotelo, derrochando ingenio y simpatía. En serio, gana puntos.
Pero no hace falta imaginar nada. El libro derrocha por sí solo ingenio y simpatía.

 

Jacks, Holmes y un par de colts

Iván Caballero Marjalizo

jack-holmes-colts

 

La trama:

¿Recuerdas el guiño del título? Pues si te gustan las historias de personajes cruzados, intereses encontrados y un poco de locura aquí y allá, no te va a defraudar. Al autor se le da condenadamente bien coger un montón de personajes, agitar y servir. La acción se desarrolla en el Londres de Sherlock Holmes, Sweeney Todd y Jack el destripador. Lo que ocurre es que ninguno es lo que se espera que sea, así que podríamos decir que no es en realidad ese Londres. Es un Londres de un plano paralelo en el que Sherlock es el mejor asesino de Europa y trabaja para su hermano Mycroft enfrentándose a la Scotland Gang de Lestrade. En este Londres es Moriarty quien dirige las fuerzas de la ley y la capaz Irene Adler es una investigadora poco corriente. Es una ciudad muy grande, así que hay cabida para un famoso ladrón francés y su némesis o unos pistoleros americanos.

De hecho, todo da comienzo cuando este ladrón decide probar suerte y robar al asesino más peligroso. Ahí comenzarán a girar unos engranajes bien engrasados en los que se entrecruzan las búsquedas de un par de objetos, asesinatos de prostitutas, guerra de bandas y apariciones estelares de un misterioso justiciero. No quiero decir más. Acción y suspense garantizados.

 

Los personajes:

Sumado a ese entramado y los personajes maravillosamente transformados, tengo que hacer hincapié en un aspecto: los diálogos. Antes mencionaba a Guy Ritchie y ahora necesito mentar a otro grande. Salvando las distancias, cuando leo algo de Iván Caballero Marjalizo a veces me veo sumergido en una escena del bueno de Tarantino. Y hay personajes que son especialmente apropiados para ello. En esta novela, Jesse James y Bob Ford son dos personajes con una química brutal, ofreciendo las partes más hilarantes y molonas. No es que sean Jules y Vincent de Pulp Fiction, pero tienen ese aire de dúo cómico y equipo de armas que puedes encontrar en sus múltiples variantes (véase Arma Letal) y tienen situaciones y diálogos de levantarte de la silla y aplaudir. Los amo. Lo mejor para mí.

 

Todos los personajes están bien desarrollados. Sobre todo me parece fácil congeniar con Irene, la más cercana. No es ni mucho menos un estereotipo de damisela en apuros ni un hombre sin pene. Su interacción con los niños nos muestra los aspectos más humanos de la novela. Tiene también grandes diálogos y una personalidad encantadora.

 

Como amante de Sherlock y Lupin echaba en falta más protagonismo al principio, pero esta historia no trata de ellos. El primero ya ha chupado demasiada cámara y el segundo… Bueno, me resulta algo confuso porque tenemos a Arsene Lupin como prefecto de la Policía de París y Auguste Dupin hace de ladrón, así que a veces se me da la vuelta el cerebro. Sea como sea no he visto la esencia de Lupin más que un poco en Dupin y por similitud.

 

Estilo:

Otra de las virtudes que envidio admiro del autor es su capacidad de hacer fácil algo tan complejo como escribir con ingenio sin enredar. Obligar al lector a realizar flexiones mentales para entender un comentario agudo no es precisamente una muestra de agudeza. Iván tiene un estilo depurado que resulta agradable para el lector, directo y con los adornos justos, como metáforas y juegos de lenguaje divertidos que la convierten, en resumen, en una novela de lo más entretenida. Una novela para leer con palomitas.
En este libro no tanto, pero otro de los nombres que me vienen a la cabeza cuando leo lo que escribe Iván es Terry Pratchett. Sobre todo en su vertiente más fantástica. En palabras de Urdaci, “es como si [Iván] llevara toda la vida haciéndolo. Escribir bien”.

 

Edición:

Bueno, en este aspecto me he ido haciendo muy exigente por la parte que me toca. Tras publicar mi primer libro he hecho muchos deberes. Le encuentro algunos fallos. Nada que pueda molestar al lector habitual, son aspectos de diseño o maquetación que chirrían más para los que nos hemos dedicado a ello. Y errores ortotipográficos que también suelen pasar desapercibidos para la mayoría de la gente. Me consta que Iván ha ido mejorando mucho en ese aspecto y, a fin de cuentas, estas correcciones son competencia de la editorial.

 

Para los astrónomos, van 4 estrellas. En resumen es un libro ameno y divertido, mejor que una buena película de acción, que al terminar te deja con una sonrisa en la cara y los ojos mirando al infinito.

 

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s