Microrrelato premiado :: Silencio Hermético

Este viernes fue la entrega de premios de la Universidad Popular de Aranjuez 2015. Participé en la modalidad de microrrelatos y, aunque en principio solo había un premio, debido a la dificultad de elegir ganador decidieron añadir una mención de honor con la que me obsequiaron.

premio microrrelato noa velasco

Tengo entendido que mi texto se salvó de una quema despiadada en el proceso de selección. Me alegra saber que pasé la criba de un jurado bastante crítico, y esto me anima a seguir trabajando y escribiendo esas pequeñas fantasías que no suelen pasar de ser conatos de historias que se extinguen en el olvido, o manchas de tinta en un cuaderno olvidado. Las condiciones eran no exceder las 100 palabras e incluir en el texto las palabras “armadura” y “laberinto”. Decidí alejarme de las primeras asociaciones y mi pasión por la fantasía, descartando caballeros, minotauros, magia y épica. Creo que no hay mayores laberintos que los de la mente y, rebuscando entre mis notas, había un párrafo interesante con el que empezar a trabajar. Me gustó la idea de tirar por el mentalismo, y de ahí el título de Silencio Hermético, por el hermetismo como doctrina oculta, pero también jugaba con el resultado del texto. Este es el microrrelato:

SILENCIO HERMÉTICO  No podía hablar ni moverme. Mi conciencia se hallaba sepultada bajo una tonelada de arena que un niño hubiera depositado pacientemente con su pala. Mi pensamiento se abría paso al exterior como quien intenta emerger del río revestido con una armadura. Finalmente recordé. Durante años había recorrido el laberinto de calles que configuraban las ciudades infinitas, lo que en otro tiempo sabía identificar como la mente humana. Aquello era diferente. Había errado en mi búsqueda. La voz de mi interior, espesa en aquel lugar, buscaba las palabras que brotaron como ladridos. Ahora soy un perro.

Anuncios