6 Trucos Para Elegir El Nombre De Tus Personajes


—Me llamo Agapito García. Tú mataste a mi padre. Prepárate a… ¡Eh, no te rías! Mira, ¿sabes qué? Que me alegro. Hay que ser muy cabrón para llamarle Agapito a tu hijo.

¿Os imagináis esta escena si Íñigo no hubiera tenido un nombre tan sonoro? Probablemente no habría sido tan recordada, imitada y parodiada. Como veis, un buen nombre es de por sí una herramienta de marketing excelente. Nombres con los que se te llena la boca como Aragorn, Hermione Granger o Harry Potter (y hablando de llenar la boca, no lo pronuncies mientras comes); melodiosos como Marty McFly, Katniss Everdeen, Lisbeth Salander o Tyrion Lannister; con personalidad como Jack Sparrow, Sarah Connor o Imperator Furiosa. Joder, Imperator Furiosa es uno de los nombres más brutales que he oído en mi vida. Puedes soltar una ristra con prestancia como Daenerys Targaryen de la Tormenta… o Máximo Décimo Meridio; o puede ser rápido y directo, como Neo o Eowyn; puede provocar temor como Voldemort o Darth Vader; o incluso sonar un poco a chiste, como Trinity, la Trini, Trinity-taun-taun-taun…; y no nos olvidemos de los lugares: apuesto a que prefieres pasar las vacaciones en Rivendel antes que en Mordor.

Elegir un buen nombre para un protagonista no es una tarea sencilla y doy por hecho que le dedicaréis el tiempo que se merece. A cambio, a la hora de elegirlo para personajes secundarios o lugares llegamos a veces agotados y los pobres sufren las consecuencias. Por eso hoy voy a compartir algunos trucos para elegir nombres, en especial en mundos de fantasía.
Sigue leyendo

Anuncios

3 Programas Para Crear Librojuegos

Como muchos ya sabréis, me decidí a escribir una serie por capítulos de ficción interactiva. Para ello escogí Inklewriter, una herramienta que ya conocía y con la que me sentía bastante a gusto. Era sencilla, bonica, funcional… y va a desaparecer.
Sí, ese soy yo. El que empieza un proyecto en una plataforma que, a lo largo del año, dejará de ser funcional. Pero la buena noticia es que me he enterado cuando llevo dos capítulos y no doce, así que aquí estoy, probando varias alternativas. Y como me gusta resultar útil voy a contaros lo que he descubierto.
Lo primero, que si realmente te apasionan los librojuegos, la narrativa hipertextual y todo tipo de juegos de ficción interactiva y aventuras gráficas, existe una comunidad donde aprenderás mucho más que aquí, ya que yo solo soy un humilde escritor que pretendía condimentar un poco más su obra y me da urticaria la programación. Sobre todo la de la tele.
  1.  Decides perderte entre librojuegos clásicos. Tal vez no regreses, pero vivirás mil aventuras.
  2. Tienes una mente inquieta. Decides desentrañar los misterios de la interactividad.
  3. Es demasiado peligroso. Coges mi mano, que te da seguridad, y me acompañas –>

Sigue leyendo

WIP :: Relatos de Enor (Los Clarividentes de Lorian)

Estoy on fire con este proyecto y no puedo publicar nada. ¡Es secreto! Bueno, no, pero no puedo compartir ningún fragmento aún. Así que comparto una captura del trabajo que estoy realizando, por si es cierto que una imagen vale más que mil palabras. Bueno, en este caso llevo 25000 de las 100000 que me he propuesto como mínimo. Luego meteré tijera y no será tanto, que a veces meto mucha chicha y me pongo a explicar cómo funciona cada artefacto mágico.

scrivener-relatos-enor

Estoy trabajando en Scrivener, que tiene utilidades muy buenas para escribir novelas. Algunas las aprovecho al máximo, otras apenas las uso, y luego hay aspectos que me parecen muy mejorables como el motor del procesador de texto, que se queda limitado. No está pensado para eso, dicen, pero me parece un fallo de cimentación. Cuanto menos tenga que pasar de un programa a otro, o perder tiempo corrigiendo formatos en Word o en Writer, mejor.

En la columna de la izquierda tengo todos los documentos y archivos, tanto los que estoy empleando para este proyecto, como para otros comunes. Comparto así las fichas de personajes, lugares, notas y documentación. Para otros proyectos, lo que hago es copiar todo el contenido con otro nombre, usar otras etiquetas, pero tener las notas juntas. Suelo buscar constantemente información tanto de mis notas, dibujos, como de lo que ya he escrito. Así que, para no abrir numerosos documentos, lo tengo todo junto y buscar es mucho más sencillo.

El editor está dividido en dos paneles, lo que me resulta muy útil para ir escribiendo y tener una referencia gráfica o mis notas siempre a la vista. Aquí me estuve inspirando en el dibujo que hice de un personaje para describirlo física y psicológicamente. Cuando no necesito referencias, pongo el editor a pantalla completa y me concentro mucho mejor porque oscurece todo lo que no es el editor y la escritura se mantiene en el centro de la pantalla (me pone nervioso cuando baja y se pega al borde, ¡necesito espacio!).

En el panel de la derecha es donde anoto comentarios, me escribo las notas de lo que me falta por escribir en la escena, detalles importantes o pistas que he dado al lector. También uso etiquetas para saber qué he mencionado en cada escena o capítulo, como pistas clave de un caso, descripciones de algún personaje, etc. La ventana flotante es una herramienta que abro de vez en cuando para ver si he cumplido y qué tal voy. He especificado mi mínimo diario de palabras y veo cómo aumenta el progreso del proyecto, que siempre anima. De momento llevo 1/4 partes y voy a buen ritmo 🙂

Cuando termine de escribir los relatos que compondrán este libro tocará la fase de corrección, y tengo en mente compartir algún fragmento. Hasta entonces, me temo que alguna captura y un poquito de cultura de Enor 😉