Soga de Seda y Magia Ya a la Venta

Tras dos años de trabajo, ¡la primera de las tres novelas de los Clarividentes de Lorian que he escrito ya está disponible!

sdsym-cubierta

Si tienes cuenta en Amazon y lees en Kindle, ya sea con lector electrónico, ordenador, móvil o tablet, te recomiendo comprarla en la Tienda Kindle de Amazon.

Si te manejas en ePUB o te gusta gestionar tu biblioteca, por ejemplo con Calibre, te recomiendo comprarla en Lektu.

Digo esto porque sé que mucha gente piensa que un eBook solo se puede leer en un lector electrónico, pero a día de hoy tenemos muchas herramientas. Aquí os doy unas ideas:

puedes-sdsym

Para publicar en papel voy a mover el libro por editoriales, así que no puedo asegurar que el formato físico de la novela vaya a ver la luz alguna vez. De hecho, es más probable que lo haga si su versión en eBook tiene éxito. ¿Y cómo se mide el éxito? Yo antes creía que en el número de piezas dentales perfectas que tenía una persona en la boca, pero ahora casi todo funciona con corazones y estrellitas. Así que, queridos lectores, ayudadme a hacerme rico, aunque sea en corazones y estrellitas. Vuestras valoraciones, comentarios y votos son de gran ayuda. No solo en las páginas de producto de Amazon y Lektu, también en la ficha del libro en Goodreads o compartiendo y mencionándolo en Facebook o Twitter.

fua-maria-sdsym-web

Si llegas de nuevas y aún no sabes de qué va la novela, déjame que te cuente… Sigue leyendo

Anuncios

Soga de Seda y Magia. Capítulo 3: La Maestra de Lorian

<< Capítulo 2: El tecnomago criminalista.

 

El segundo sol, Lurián, saludaba ya a la capital del vasto país meridional de Hyariban, dando paso al día tras el largo crepúsculo matinal. La mañana era refrescante, típica en aquella época primaveral en la que ambos soles se sucedían con un intervalo cada vez mayor. Poco a poco se desvanecía el recuerdo de la ligera bruma que había invadido las calles desde la costa, pues aunque Slyndbar era una ciudad encostrada en la desembocadura del río Zura, el barrio de Caballeros era una elevación formada por amplios terrenos que a su vez se hallaban coronados por numerosas mansiones, casas solariegas o palacetes de toda influencia y edad. Al igual que en otras zonas prósperas de Slyndbar, las calles brillaban al reflejar los haces solares sobre la húmeda superficie de su empedrado.

Una joven humana lo recorrió con decisión hasta detenerse frente a la verja de forja donde destacaba, en oro, un escudo de sobra conocido en toda la ciudad: el del sastre Grabedan. El apellido era visible a cincuenta metros y la inicial quedaba enmarcada en el emblema de una tela con forma de arpa. A ambos lados de la gran puerta abatible, que permanecía abierta por completo, los muros de piedra se extendían hasta fundirse en la lejanía con los de las casas vecinas. Con sus tres metros de altura podía disuadir al ladrón elfo más ágil. Y eso sin contar con las medidas de seguridad. Las gargolarmas permanecían, no obstante, con los ojos de piedra apagados: una señal inequívoca de que estaban desactivadas.

Al cruzar el umbral y adentrarse en la propiedad, la muchacha advirtió el cambio de terreno. El suelo se hallaba ligeramente embarrado alrededor del camino de piedras por el que se llegaba hasta una mansión de corte clásico con tejado a dos aguas. Un parterre cuajado de setos y dalias guiaba a los visitantes hacia ella por la izquierda. El jardín era el resultado de un diseño meticuloso, si bien ofrecía tal aspecto de abandono que, al contemplarlo, en lugar de enardecer el corazón lo encogía de lástima. Por detrás de sus flores y arbustos, la vista se perdía en un estanque de casi una hectárea. En el centro había una estructura abovedada parecida a un templete y, más allá, hacia el sur, un pequeño edificio que la servidumbre llamaba hogar.

Zenda Verdana, que de ordinario habría llamado la atención en un lugar tan suntuoso como aquel con su sencillo uniforme de maestra clarividente, se sobresaltó al ver a los dos enormes mastines que aparecieron por detrás de la casa y se dirigieron corriendo hacia ella. Sus ladridos, tan potentes como el barrito de un rinoceratops, se entremezclaron con gruñidos. Echaban espumarajos por las bocas que oscilaban, colgantes, a cada salto de sus recias patas, al mismo tiempo que arrancaban terrones del suelo. Sigue leyendo

Soga de Seda y Magia. Capítulo 2: El Tecnomago Criminalista

<< Capítulo 1: La médica alquimista.
Puedes leer los primeros capítulos del tirón en PDF (o pedefuá).

Una mano pequeña y arrugada se abrió paso a través de la bruma. En su búsqueda errática encontró la superficie empañada de un espejo y lo bruñó con un par de movimientos en zigzag. Al otro lado apareció una cara desencajada; un rictus sobrenatural, escalofriante; una expresión de puro horror esculpida en el rostro húmedo de un joven mediano. Era la prototípica escenificación de una vida que se extingue, la esencia misma de la muerte concentrada en una agonía lenta hasta el absurdo, detenida en el tiempo. Así permaneció durante varios segundos más hasta que el pequeño investigador, Aeric Lockbed, ensayó entonces otra de sus histriónicas muecas. Ahora era una máscara de estupor delirante, mostraba los dientes y abría hasta lo imposible sus ojos joviales y llenos de vida. Con sus manitas se deformaba los rasgos a voluntad, levantando sus cejas como espigas o abriéndose las aletas de la nariz. El efecto mejoraba a medida que su cabello castaño y crespo se iba secando por la manipulación, pues de esta manera destacaban aún más unos mechones rebeldes de distinto color. Un estudio minucioso revelaría que, en realidad, cada uno de esos cabellos poseía un degradado con variaciones más claras de su tono natural. Era de lo más frecuente entre los de su especie (los miongháire daoine), aunque en Aeric parecían más bien unos graciosos cuernecillos. Por eso, cuando puso cara de travieso no pudo evitar soltar una carcajada de satisfacción, pues reconoció en el reflejo a un diablillo de lo más convincente que aparecía entre la niebla como si fuera humo del Plano Infernal.

Despejó un poco más el vaho del espejo del baño y se creció, acompañando sus gestos con una serie de posturitas. Hizo la representación completa: el fuerte, el viejo, el gorderas, la damisela agradecida y, cómo no, su preferida: estoy muy bueno y lo sabes.

—¡Gracias, muchas gracias! Sois un público maravilloso —le dijo a su reflejo y prosiguió, guiñando un ojo—: Os espero en la función de mañana.

Con su escaso metro veinte de estatura, Aeric tuvo que subirse a un pequeño escabel junto a la bañera para alcanzar el ventanuco y abrirlo. Le gustaba ver cómo el aire empujaba el vapor en lentos remolinos. Cuando el baño se ventiló un poco, se enganchó una pulsera con su sello oficial de tecnomago criminalista en la muñeca con la solemnidad y la delicadeza de un ritual sagrado. Era una pieza cilíndrica de metal con un diámetro menor que el de una moneda de bronce y poco más ancha que el canto de una de cuarzo. Para Aeric, no obstante, su sello de criminalista resultaba más valioso que un cofre lleno de monedas de obsidiana. Sigue leyendo

Soga de Seda y Magia. Capítulo 1: La Médica Alquimista

Puedes leer los primeros capítulos del tirón en PDF (o pedefuá). 

Slyndbar, capital del país de Hyariban.
Año 163 de la era de la tecnomagia.

Levantó los párpados con una desgana inusual, como si de algún modo supiera lo que le esperaba al otro lado del sopor. Sin embargo, al contemplar aquel escenario inverosímil, su memoria no podía darle una explicación coherente para lo que había sucedido. Su cerebro bulló de actividad en busca de respuestas, pero lo único que encontró fue un terrible dolor de cabeza. Al incorporarse, el resto de su cuerpo le indicó con unos calambres que, además, había tenido un sueño tan reparador como si se hubiera echado por encima una pócima de desintegración. Con esfuerzo separó la lengua pastosa del cielo del paladar, escupió un trozo de empanada y trató de dar forma al torrente de pensamientos que se arremolinaban alrededor de su mente desorientada.

—¿Q-­­­­­­­­Qué…? ¿Dónde…?

No tuvo mucho éxito.

Sus sentidos también se desperezaban con una parsimonia inusitada para lo que Odriel Lumumba acostumbraba. La muchacha se frotó los ojos almendrados, herencia de su padre elfo. Advirtió algo extraño en el tacto y el color de su piel; su tono oscuro, herencia de su madre humana de raza nbolo, había desaparecido bajo una capa de polvo y serrín que antes no estaba ahí. En general, había muchas cosas que no estaban donde debían. Empezando por ella misma.

La sala le resultaba familiar; al menos, el espacio y la disposición se asemejaban mucho a los del salón de su amigo Dimo, con la salvedad de que este lugar tenía aspecto de llevar abandonado varios meses. Eso, y que el techo se había derrumbado.

—¿Qué hago aquí? —preguntó en voz alta mientras se levantaba de un sofá que sí reconoció. Aquella mancha de vino con forma de trol de dos cabezas era inconfundible. ¿Estaría realmente en casa de Dimo? Sigue leyendo

Soga de Seda y Magia Llega En Diciembre

Si los Hados me son propicios, si la revisión final no encuentra nada serio y, sobre todo, si los dioses de Amazon KDP y los formatos MOBI no me odian demasiado, mi próxima novela Soga de seda y magia estará disponible este mes en formato eBook.
Para ir abriendo boca, compartiré los primeros capítulos para que podáis conocer un poco más de la historia y sus protagonistas.

Si estabais esperando el capítulo mensual de El pincel de historia, lamento decir que debido a este último empujón para el libro este mes no habrá capítulo, pero a cambio el próximo será un capítulo triple. “¿Tres capítulos, dices?”. No exactamente… Si habéis seguido a vuestra gema mística hasta el final, os encontráis ahora en un punto de la historia que tiene tres caminos alternativos. Os contaré mi secreto solo a vosotros, lectores del blog: en el tercer capítulo, las decisiones que vais tomando hacen que el nuevo personaje tenga una impresión distinta de vosotros. Y eso supone una forma distinta de comportarse con vosotros y determina el camino que recorreréis en el siguiente capítulo. Por eso, el capítulo 4 está dividido en tres y supone el triple de trabajo. Así que paciencia y, mientras tanto, estaré encantado de escuchar y leer en vuestros comentarios cuántas veces habéis muerto, qué acciones escogisteis o qué tal acabasteis el último capítulo.

Pero volvamos a Soga de seda y magia y todo lo que necesitas saber sobre mi próximo libro:

SogadeSedayMagia-NoaVelasco Sigue leyendo

Lectores cero, ¡os invoco!

Sades y meres*, mi próximo libro ya tiene plantado el cartel de “fin”.

¿Qué significa esto? ¿Que, tras poco más de un año, estará todo listo para disfrutar de las aventuras de los Clarividentes de Lorian? No. Una ristra de irreductibles párrafos resiste de momento a la revisión.

Para los amantes de los datos, a día de hoy, la novela Soga de seda y magia lleva algo más de 190.000 palabras, que es lo que tenía Kelvalad. Hablamos de unas 520 páginas y 650 gr según ediciones. En su día solo pretendía escribir unos relatos de 100.000 palabras en total, algo liviano. Pero seamos sinceros: la fantasía trae consigo siempre chorrazos de páginas. Explicar el funcionamiento de un universo no es económico y suele resultar necesario para entender lo que sucede. Y más aún cuando se cometen crímenes mediante sistemas tecnomágicos.

 

En fin, que estoy dando unas pinceladas a la última de las cuatro historias que componen el libro y, antes de las revisiones y correcciones finales, el texto tiene que pasar por unas cuantas manos y ojos ajenos: los lectores cero. Aquí es donde pido vuestra ayuda, queridos lectores.

Te busco para una aventura

El año pasado me vine arriba cuando iba por la mitad e hice un llamamiento donde explicaba todo el asunto en esta entrada. Reconozco que terminar me ha llevado mucho más tiempo del que pensé, pues esto de escribir no es una ciencia exacta y la regla de tres no funciona. Al menos no para mí.

Así pues, ahora que estoy a punto de terminar el relato que da nombre al libro, necesito algunos esbirros lectores cero más para asegurarme de que queda fetenérrimo. Si te apetece leer Soga de seda y magia antes que nadie y ayudar a que quede lustrosa, echa un ojo a la entrada que he mencionado y contacta a través de mi formulario.

 

Sobre Soga de seda y magia:

Consta de aproximadamente 80.000 palabras / 220 páginas.
Leruin Grabedan, un conocido sastre tecnomágico ha sido hallado en su domicilio ahorcado con una extraña cuerda de tela iridiscente. Un grupo de clarividentes de Lorian, investigadores al servicio de la República de Hyariban, llegan a la conclusión de que su muerte no es un suicidio. La sirvienta, el rival y un socio son los principales sospechosos de su asesinato. ¿Qué clase de magia intervino en el asesinato? ¿Qué secretos esconden los sospechosos? ¿Quién fue Leruin Grabedan? ¿Logrará al fin desayunar Aeric Lockbed?

Soga de seda y magia es una historia que aúna los géneros de la fantasía y el relato policíaco, donde hay sitio también para el humor y la acción. Como amante de las historias de crimen y detectives, quise comenzar las aventuras de los clarividentes con un clásico asesinato en una mansión a puerta cerrada, pero con algunas particularidades.

Mientras los lectores cero leen esta parte, me dedicaré a revisar y realizar las correcciones finales al resto del libro. Para cuando termine, haré lo mismo con este relato gracias a las respuestas que reciba de vosotros. Luego vendrá la maquetación para eBook y el diseño de cubierta. Para la edición física… Habrá, pero no voy a adelantar nada.


 

*Sad y mer son, respectivamente, los tratamientos de señora y señor en el mundo de Enor. En nuestro idioma arrastramos ciertos lastres que quería eliminar a la hora de hablar con personas que no tienen por qué distinguirse según su condición matrimonial o social.

Guardar

¿Eres Lector Cero?

Te busco para una aventura

Te quiero para una aventura

¡Por la lentilla de Sauron! Mi próximo libro va cobrando forma y voy disponiendo de contenido para una primera lectura, así que tras la primera revisión busco lectores cero para los cuentos y el caso que lo compondrán.

Es posible que te preguntes qué demonios es un “lector cero”. ¿Uno que suspendía todos los exámenes? ¿Un robot de lectura que solo entiende los textos que salen del traductor de Google? ¿O el primer espécimen de pruebas para un proyecto supersecreto en un laboratorio clandestino, oculto tras una estantería de una tienda de alimentación regentada por simpáticos asiáticos adoradores del pastafarismo?

Nada de eso… y a veces un poco de todo.

 

¿Qué es un lector cero?

El lector cero es aquel que lee una obra y opina antes de su publicación. Es como el betatester de los juegos, probando el producto a cambio de señalar los bugs y dar su valoración. En algunos casos puede ser un privilegio leer algo gratis y antes de tiempo (imagina que te ofrecen Vientos de invierno, el próximo libro de Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin). En cualquier caso, es interesante para lectores ávidos de historias que consumen las páginas de los libros al mismo tiempo que su cuenta corriente. Los lectores cero suelen ser personas normales (sí, aunque practiquen el pastafarismo o sean capaces de entender los textos salidos de Google Traductor) a las que les gusta leer y tienen capacidad para valorar distintos aspectos de una obra. No necesariamente todos, para eso ya hay un sector profesional.

Es cierto que en otros casos puede acabar como una maldición de alta nigromancia que te obligaría a arrancarte los ojos, depende de quién lo haya escrito y cómo. Por mi parte, creo que he demostrado sobradamente que cuido mucho el lenguaje y la ortotipografía. Intento que mis entradas del blog estén lo más correctas posibles, pero escribiendo un libro saco al grammar nazi que hay en mí.

Su carencia de gramática me resulta molesta

Su carencia de gramática me resulta molesta

 

¿Qué ofrezco?

Ahora mismo tengo dos relatos independientes que tratan cada uno del pasado de un personaje de los clarividentes de Lorian, unos investigadores en un entorno tecnomágico en mi universo de Enor, un par de siglos después de lo que sucede en mi primera novela, Kelvalad. Así que el género es de fantasía en todos los casos, pero en cada relato predomina un género distinto.

Todos los lectores cero aparecerán en los agradecimientos del libro. Además, yo he participado como lector cero en alguna ocasión y tengo ojo corrector. Estaría dispuesto a servir a otro escritor para lo mismo en la medida de mis posibilidades. A lo mejor sueno desagradable, pero seré sincero como Zenda Verdana: al margen del género, que por supuesto hay alguno que me arrugará el hocico, si un texto está mal redactado y tengo que sortear un campo de minas ortográficas para comprender lo que estoy leyendo, no podré hacer nada al respecto. Una cosa es detectar algún fallo, que alguien use un guion como raya de diálogo o no conozca a la perfección las reglas ortotipográficas más avanzadas… Pero soy incapaz de leer un texto que no tenga un mínimo de cuidado. Para mí es imprescindible aprender a escribir bien. Luego ya tal.

Holiber

 

¿Qué historias forman parte de este libro?

Pasado de Odriel, la semielfa médica (aventura, mitología oriental, romance :: aproximadamente 125 páginas): Odriel Lumumba ha terminado sus estudios de medicina y viaja con su padre a la isla de Daojima para aprender técnicas de los chamanes tao. Allí se verán separados y Odriel será capturada por unos extraños seres. Para salir con vida, tendrá que tomar decisiones difíciles que cambiarán su visión del mundo. Pero no estará sola, pues contará con la ayuda de un misterioso elfo.

Pasado de Aeric, el mediano mago investigador (humor, investigación, tecnomagia :: aproximadamente 25 páginas): Aeric se gradúa como mago investigador y quiere celebrarlo con su amigo Bembo. El problema es que necesita su sello de investigador para la ceremonia y ¡ha desaparecido! Los jóvenes medianos tendrán que hacer lo posible por recuperarlo en el primer y extraoficial caso de Aeric Lockbed.

Próximos:

Pasado de Zenda Verdana (drama, judicial) y El caso de la soga de seda (policíaco), donde los tres personajes tendrán que descubrir por qué un modisto y mercader de sedas ha aparecido ahorcado en su mansión con una soga hecha de una peculiar seda mágica.

El de Odriel, por ser más largo, lo he convertido a varios formatos para lectura digital o impresa. La idea es que un lector cero pueda leer lo que le apetezca de la lista (habrá más relatos), aunque me encantaría que leyera todo.

 

¿Qué busco?

Lo ideal es alguien a quien vaya dirigido el libro, que seas mi público objetivo. ¿Cuál? Jóvenes lectores de fantasía con un punto friki sobre todo, pero, como has visto, tengo más géneros y también me resulta útil la visión de alguien que no lee fantasía, alguien que aporte una visión distinta. Y, por supuesto, a cualquiera que le interese ya me parece una buena opción.

A la hora de realizar la valoración, busco alguna o varias capacidades para que el lector cumpla su objetivo de betatester:

 

sauroncorrector

Ojo de Sauron: Esa capacidad de detectar erratas y lo que está fuera de lugar, como incoherencias u omisiones que se le pasan al escritor, ya sea porque ya se lo sabe todo o porque escribe borracho antes de dejar caer la cabeza sobre el teclado. Si se te pasan un par de hobbits caminando tranquilamente hacia el Monte del Destino tampoco pasa nada. La Tierra Media no depende de ello.

 

kakashicorrector

Sharingan de Kakashi: Ser bueno destripando las técnicas, reconociendo lo que funciona y lo que no, a qué se parece o recuerda, etc.  Conocer las técnicas literarias como escritor es un valor añadido muy útil, saber si tiene buen ritmo y, en general, haber leído mucho.

DavosSincero

La diplomacia de sir Davos: Capacidad de comunicación, tanto para decirme que ha sido una mierda como para decirme qué le ha parecido con toda la sinceridad del mundo. Al terminar de leer, me gustaría que me contaras algunas cosas sobre lo que has leído. Así que, aunque tampoco pido nada extenso, me gustaría algo más que un “no está mal”. Me interesan más los “esta parte no me gusta” o los “esto queda raro”. Aunque también me encanta cuando me dicen “con eso me reí hasta que le asomó al perrete el hocico”.

Como digo, no es necesario cubrir todos estos puntos. Incluso una persona que no lea de forma asidua me puede dar una opinión perfectamente válida para un montón de aspectos. Para mí, lo más importante es que te apetezca y tengas mayor capacidad crítica que una patata (mientras no te pases con la solanina).

 

¿Te hace?

Si a ti te hace, a mí me place. Puedes contactar conmigo a través del formulario que hay en esta página y contarme lo que te parezca, lo que quieras leer y, como estamos a solas, puedes hasta contarme tus más recónditos secretos o teorías sobre Juego de tronos. Ofrezco algo así como una protección de secreto profesional.

Dependiendo del número de personas que me contacten, responderé y enviaré el archivo en el formato que me digan, junto con un cuestionario para reenviarme al terminar.

No voy a poner una fecha límite, me parece abusar y meter ahí un contrarreloj es contraproducente. Pero sí agradecería que fuera antes de ponerme con la edición final 😛 Espero que os apetezca esta simbiosis literaria y que salga algo muy bueno de ella. Aparte de un buen libro 🙂

Guardar

Guardar

Odriel :: La Técnica de los Siete Sellos

Ahora mismo estoy con este relato sobre el pasado de uno de los clarividentes de Lorian, Odriel. Este es el principio:

 

Odriel cumplía treinta años, lo que no era mucho para una semielfa. El mundo, por otro lado, se movía a una velocidad siempre diferente a la suya. Los humanos que conoció de pequeña creaban ahora nuevas familias, y sus hijos no se diferenciaban demasiado de los elfos que conoció al mismo tiempo, hace más de veinte años. Al menos mientras no hablaran. Los niños elfos viven infancias muy largas y, aunque su visión del mundo no deja de ser pueril y limitada, las experiencias que han vivido durante tantos años, lo que han aprendido de sus mayores, lo que han absorbido a través de la esponja de su curiosidad sin fin, han hecho de esos niños unas personitas sabias a su manera. Son muchos los que admiran la sabiduría que emanan las palabras de los niños elfos, en ocasiones más elevadas que las de los más insignes eremitas humanos. Tal vez por la pureza de su lógica, aún sin contaminar por los continuos etiquetados, la capacidad de fijarse en lo importante sin el ruido de las múltiples preocupaciones que trae consigo la madurez, y sumado a una experiencia pareja a la de un humano adulto. Claro que los pequeños elfos no están exentos de ciertos agentes contaminantes, de la influencia de sus mayores y su forma de pensar, del entorno en el que viven. Pero los cambios son un proceso muy lento en comparación con la frenética vida de los humanos.

Para Odriel, incluso lo que parecía inmutable, como su padre elfo, también se hallaba en una corriente que jamás se detenía mientras ella crecía. Algunos de sus amigos de la infancia parecían detenidos en el tiempo; otros envejecían, se casaban y tenían hijos; y luego estaba Odriel, que  experimentaba el despertar de muchas sensaciones hasta entonces desconocidas pero extrañamente familiares. El tiempo parecía tener reglas para todos excepto para ella. El único punto en común es que la adolescencia resultaba una etapa difícil para todo el mundo; no entendía de razas.

En el caso de los elfos, su cacareada sabiduría infantil parece diluirse al atravesar la adolescencia, como proclaman otras razas, diciendo que cuanto más pequeños son, más adultos parecen; y que, cuanto más viejos, más infantiles resultan. Odriel miraba a su padre y creía en esas palabras. En verdad se comportaba como un crío, ahora lo veía más claro que nunca. No es que su padre hubiera cambiado un ápice desde que lo conociera. En realidad solo habían cambiado sus circunstancias, pero seguía siendo el mismo aventurero loco de orejas puntiagudas. Quien más había cambiado era Odriel y su forma de percibirlo. Pero ella era su propio punto de referencia, por lo que su padre también había cambiado a sus ojos, de un modo u otro. La semielfa se veía a sí misma como el eje principal de un sistema solar, en el que cada astro giraba a su alrededor a velocidades completamente distintas. Algunos poseían satélites que giraban como locos, de forma vertiginosa, mientras más allá había un universo que permanecía en apariencia inmóvil. En cualquiera de los casos, sentía que nada fluía al mismo tiempo que ella. Para reforzar esta idea, volvió por última vez la cabeza hacia su madre. Su piel seguía tersa pues, a pesar de su tono oscuro, en su frente y sus pómulos se reflejaba el azul del cielo. Sin embargo, a sus cincuenta años, el tiempo había dejado su firma en las arrugas. Alrededor de su boca evidenciaban las alegrías de haber pasado tantos años junto a su hija; alrededor de los ojos, las preocupaciones de haber criado una mestiza en un mundo en el que se habían aceptado el blanco y el negro, pero no los grises. También gris era el cabello crespo de Nyah Lumumba y, aunque Odriel no era consciente de que la próxima vez que viera a su madre, el blanco habría ganado terreno al gris, sabía que el tiempo era cruel con la raza humana. Lo aprendió en su último viaje con su padre, a su regreso. Sigue leyendo

Worldbuilding :: Diseñando las Fuerzas del Orden

—¡Alto! ¡A mí la Guardia! —dijo el vendedor, al apercibirse de cómo un ratero mermaba sus existencias.

—De acuerdo, ¡prendedlo! —respondió el sargento, señalando al vendedor.

Un soldado de rasete se encogió de hombros y activó una varita de incineración, reduciendo al pobre vendedor a un montón de ascuas humeantes. El ratero aprovechó para llevarse la caja de caudales. Al fin y al cabo, iba a necesitar un nuevo dueño.

 

Ay, la Guardia… Buena gente. De vez en cuando te topas con algún que otro cabezatroll, pero eso no quita que haya divisiones y oficiales de lo más preparados y aptos. Al fin y al cabo hay un hueco para todo tipo de profesionales, ya que la Guardia se divide en multitud de unidades, brigadas y secciones.

Voy a aprovechar un alto el fuego en la escritura de mi próximo libro y hablaré de una de las muchísimas materias que me veo obligado a estudiar y definir para la construcción del nuevo entorno de Enor. En este caso se trata de las fuerzas del orden que existen en el país protagonista, Hyariban, y entre ellas está nuestra querida Guardia.

Quien se adentrara en el maravilloso mundo de Enor de la mano de Aevirae, descubriría en la Guardia a los mayores patanes que pudieran contratarse por una soldada y la promesa de dar rienda suelta a la mezquindad de sus corazones con total impunidad. Y el capitán de la Guardia Rostar era el más patán, el más mezquino, y un cuñado de manual. Además, contaba con el amor incondicional de su teniente, que no era capaz de ver la realidad de su mediocridad y siempre encontraba una razón para justificar sus estúpidas decisiones.

Capitan-Rostar-character-design-Noa-Velasco

Sin embargo, Rostar es un personaje del primer siglo de la era tecnomágica de Enor. La Guardia de la ciudad de Slyndbar se encargaba de todas las tareas a través de sus divisiones. En aquel entonces los soldados y oficiales iban todos con un uniforme muy similar, que contaba con protecciones algo más ligeras que las antiguas armaduras de la Era del Equilibrio pero poca magia. Aquí te muestro las divisiones y un ejemplo de un juguete de los Capturadores: Sigue leyendo

Conociendo a los personajes :: Odriel Lumumba

La tercera y última clarividente de Lorian es Odriel, la alquimista médica. Le gusta bromear definiéndose a sí misma como una “semielfa oscura”, pues aunque no tiene sangre de elfo oscuro, es mulata hija de elfo y de humana de raza negra.

odriel-lumumba--clarividentes-lorian--noa-velasco

Versión provisional, me ha salido con un rollito funky XD

Esta chica es alegre y positiva, a veces algo despreocupada aunque se desvive por ayudar y hacer feliz a todo el mundo. Su curiosidad natural hace que se interese por multitud de cosas, aunque su principal motivación es aprender a curar cualquier tipo de dolencias. Aunque su trabajo como clarividente se limita a estudiar a los que ya no tienen cura porque, aparte de ayudar en la enfermería de la Orden de Lorian, su función primaria es la de investigadora forense.

Odriel es joven, tiene 41 añitos de semielfa, el equivalente a un cuerpo humano de veintipocos años con el bagaje de un alquimista experimentado. Además, su herencia le ha otorgado una visión excepcional que le hace el trabajo más fácil, ya que puede vislumbrar el aura de los seres vivos, ayudándola a determinar y diagnosticar dolencias o enfermedades. Como alquimista médica sabe preparar compuestos químicos y remedios naturales, y es experta en terapias de ki como la acupuntura, el reiki y el feng shui.

Voy a aclarar este punto. En Enor no existe polémica sobre si las terapias alternativas funcionan o no. Teniendo en cuenta que aquí no son denominadas “alternativas”, ya te puedes hacer una idea de que sí funcionan. La energía es una corriente que lo inunda todo y nos comunica con una fuente principal que llamamos la Urdimbre. De ella provienen, entre otras cosas, la magia y el ki. Al igual que un mago interactúa con la magia, un médico puede manejar la energía de un paciente para sanarlo. No todos los males y enfermedades se relacionan con esta energía, por supuesto.  La mayoría de problemas de salud provienen de músculos, tejidos, nervios, órganos, huesos y otros asuntos más fisiológicos.

Esta es la versión "nativa americana" de Odriel, ya que en un principio iba a ser más elfa y con una mayor comunión con la naturaleza. Pero luego se vino a vivir a la ciudad.

Esta es la versión “nativa americana” de Odriel, ya que en un principio iba a ser más elfa y con una mayor comunión con la naturaleza. Pero luego se vino a vivir a la ciudad.

Por otro lado, el feng shui es bastante distinto de esa disciplina que muchos nos han vendido como “el arte de decorar tu casa para que no parezca que vives en un cuartucho de 35 metros cuadrados”. Aquí se basa en la disposición del espacio para alterar la energía de los seres vivos de forma contundente y eficaz, las más de las veces mediante el uso de sellos de papel. Odriel es muy buena gente, pero yo no hago más que pensar en aplicaciones para genios del mal de la vida cotidiana. Como afectar el estado de ánimo de todos los que hacen cola delante de ti en el súper para que te dejen pasar; o concentrar toda la energía de alguien que te ha importunado en su colon, provocándole una necesidad imperiosa de seguir importunando en la taza del váter; o privar de la energía inagotable a esos niños que berrean como si los desangraran porque no les hacen caso. Sí, soy despreciable. Reza porque no aprenda feng shui.

Odriel ama la vida, más incluso que los mismos elfos. Para ella cada vida es preciosa y cree en la bondad inherente de las personas, ya sean humanos, enanos u orcos. De su mezcla de sangres ha heredado aspectos muy positivos, ha nacido entre dos mundos y eso le hace empatizar fácilmente con la gente. Además, como sucede a menudo, ha heredado una belleza exótica gracias al mestizaje, que sumado a su espíritu sociable y extravertido hacen que no pase desapercibida para la mayoría de las personas.

Como se lleva bien con todos, es una compañía perfecta para Zenda y Aeric, que son más distintos entre sí. Además tiene una mentalidad creativa y algo alocada por lo que, cuando en un caso la lógica no da más de sí, ella suele aportar hipótesis que, aunque a priori resulten algo absurdas, pueden estar más encaminadas de lo que cabría suponer.

 

¡Bueno, pues ya están todos los miembros del equipo! La sacerdotisa que nunca miente, el mago investigador y la médica optimista. ¿Cuál es tu personaje favorito?

Conociendo a los personajes :: Aeric Lockbed

Hoy os presento al pequeño Aeric. No es que sea un niño… Bueno, a veces lo parece. Sobre todo de lejos o con una cerveza de más, pero cuando digo “pequeño” me refiero a que es un mediano, una raza especialmente bajita.

aeric-lockbed--clarividente-lorian--noa-velasco

Aeric Lockbed es el mago criminalista del equipo de clarividentes, y el miembro más joven. Desde niño ya sabía que quería ser investigador, así que se metió en la Universidad de Magia y se decantó por la rama criminalista, donde aprendió a analizar pruebas, recopilarlas, detección y conjuros básicos. Para realizar su trabajo se sirve del libro de mago investigador, una herramienta perfecta para cada parte del proceso de un caso.

También posee permisos de teleportación externa, lo que permite al grupo desplazarse rápidamente de una ubicación a otra cuando sea necesario.

En cuanto a sus habilidades innatas, no es que sea un mago excepcional fuera de su ámbito. Sin embargo, ha heredado una memoria portentosa y una capacidad de observación que lo destacan entre los suyos. Si has leído Kelvalad es posible que te suene su apellido “Lockbed”. No es casualidad. Aeric es el tataratataratatara…, en fin, un pariente lejano de Serith.

En cuanto a su personalidad, es analítico y lógico, pero jovial e impulsivo, lo que anula parte de su pragmatismo. Y es que a sus veintidós años, este mediano siente una simpatía natural hacia el género femenino. No es que esté como un perrete inquieto, pero tiene una mezcla de ingenuo romanticismo y picaresca que le llevan a intentar seducir a cualquiera que le recuerde a un antiguo amor. Aunque le rechacen la mayor parte de las veces.

Ese toque de tunante resulta un ingrediente arriesgado para un trabajo como el suyo, ya que aun siendo de naturaleza bondadosa, no ve con malos ojos saltarse las reglas de vez en cuando si es por un bien mayor. Sería un excelente criminal.

Le encanta destripar objetos y dispositivos mágicos y ver cómo funcionan, cambiar los sellos y comandos que usan y ver qué ocurre. Se rumorea que es culpable de una explosión en el patio de su comunidad de vecinos. También le gusta poner caretos delante del espejo e interpretar personajes.

¿Te acuerdas de Zenda? Pues con lo responsable y seria que es ella, no es de extrañar que de vez en cuando tenga sus roces con Aeric. A pesar de eso, este joven mago valora y respeta mucho a su superiora, aunque Odriel le cae mucho mejor. De Odriel hablaré la próxima vez 🙂

 

Conociendo a los personajes :: Zenda Verdana

Quiero presentaros a los clarividentes, un trío de investigadores de la Orden de Lorian, la diosa de la Verdad. Que no te confunda el nombre, los clarividentes no poseen dotes adivinatorias ni paranormales. Al menos no se consideran como tales en el mundo donde viven. Hoy empiezo con la líder del grupo.

zenda-verdana--clarividentes-lorian--noa-velasco

Zenda Verdana es una sacerdotisa humana de Lorian. Siempre dice la verdad y su diosa le dio el don de detectar la mentira, por lo que este polígrafo con patas es experto en interrogatorios, pero lleva una vida solitaria. No es fácil convivir con una persona que te dice claramente lo que piensa. Porque, admítelo, estamos demasiado acostumbrados a que nos mientan, aunque sea un poquito. Es casi necesario:

“Cariño, te he preparado esta tarta de queso con alcachofas, superoriginal. ¿A que está buena?”. “S-sí, jeje, está… que te cagas”, dice mientras tira la mitad del plato a las cabras.

Además, al detectar las mentiras se ha ido haciendo algo sociópata. Desprecia el engaño como el recurso de cobardes y débiles; y nadie se salva de mentiras piadosas o medias verdades, ni se libra de mentirse a sí mismo en más de una ocasión, así que en algún momento te mirará con desprecio.

Es dura con los demás y consigo misma, pero es buena líder. Sabe mantener la cabeza fría para actuar como es debido. Es enérgica y siempre dispuesta a cumplir con su deber, posee una fuerte voluntad. Tiene carácter y suele poner a la gente nerviosa, pues siente que le está leyendo la mente. Es segura de sí misma. Antes de emplear cualquier tipo de violencia física, probablemente reduzca a las personas con su capacidad intelectual y su determinación. Puede hacer creer a cualquiera que es capaz de aplastarle con un dedo, si bien no es especialmente ducha en un combate real. ¡Pero oye!, acojona. Además es robusta y fuerte y sabe defenderse de amenazas físicas cuando no queda más remedio que emplear la violencia. Lleva un jutte, un arma defensiva especialmente diseñada para realizar paradas de espadas, partir las hojas o desarmar al oponente.

Antes de hacerse clarividente estudió para convertirse en jueza en el Ministerio de Justicia, pero era demasiado honesta y se la comieron con patatas. Su lema, y el de su Orden, es “Por encima de todo está la Verdad”.

 

Este es uno de los personajes más difíciles para mí, es muy difícil interiorizar en una personalidad tan compleja. He empezado a jugar a rol con un personaje basado en ella, creo que puede ayudarme bastante a conocerla mejor, a saber cómo actuaría en cada situación y ante distintas personas. Hay mucho que desconozco aún de Zenda.

¿Cómo llevarías una amistad con una persona que sabe perfectamente cuándo mientes y que es capaz de decirte a la cara las verdades más dolorosas?

WIP :: Relatos de Enor (Los Clarividentes de Lorian)

Estoy on fire con este proyecto y no puedo publicar nada. ¡Es secreto! Bueno, no, pero no puedo compartir ningún fragmento aún. Así que comparto una captura del trabajo que estoy realizando, por si es cierto que una imagen vale más que mil palabras. Bueno, en este caso llevo 25000 de las 100000 que me he propuesto como mínimo. Luego meteré tijera y no será tanto, que a veces meto mucha chicha y me pongo a explicar cómo funciona cada artefacto mágico.

scrivener-relatos-enor

Estoy trabajando en Scrivener, que tiene utilidades muy buenas para escribir novelas. Algunas las aprovecho al máximo, otras apenas las uso, y luego hay aspectos que me parecen muy mejorables como el motor del procesador de texto, que se queda limitado. No está pensado para eso, dicen, pero me parece un fallo de cimentación. Cuanto menos tenga que pasar de un programa a otro, o perder tiempo corrigiendo formatos en Word o en Writer, mejor.

En la columna de la izquierda tengo todos los documentos y archivos, tanto los que estoy empleando para este proyecto, como para otros comunes. Comparto así las fichas de personajes, lugares, notas y documentación. Para otros proyectos, lo que hago es copiar todo el contenido con otro nombre, usar otras etiquetas, pero tener las notas juntas. Suelo buscar constantemente información tanto de mis notas, dibujos, como de lo que ya he escrito. Así que, para no abrir numerosos documentos, lo tengo todo junto y buscar es mucho más sencillo.

El editor está dividido en dos paneles, lo que me resulta muy útil para ir escribiendo y tener una referencia gráfica o mis notas siempre a la vista. Aquí me estuve inspirando en el dibujo que hice de un personaje para describirlo física y psicológicamente. Cuando no necesito referencias, pongo el editor a pantalla completa y me concentro mucho mejor porque oscurece todo lo que no es el editor y la escritura se mantiene en el centro de la pantalla (me pone nervioso cuando baja y se pega al borde, ¡necesito espacio!).

En el panel de la derecha es donde anoto comentarios, me escribo las notas de lo que me falta por escribir en la escena, detalles importantes o pistas que he dado al lector. También uso etiquetas para saber qué he mencionado en cada escena o capítulo, como pistas clave de un caso, descripciones de algún personaje, etc. La ventana flotante es una herramienta que abro de vez en cuando para ver si he cumplido y qué tal voy. He especificado mi mínimo diario de palabras y veo cómo aumenta el progreso del proyecto, que siempre anima. De momento llevo 1/4 partes y voy a buen ritmo 🙂

Cuando termine de escribir los relatos que compondrán este libro tocará la fase de corrección, y tengo en mente compartir algún fragmento. Hasta entonces, me temo que alguna captura y un poquito de cultura de Enor 😉