Valoración :: Jonathan Strange & Mr Norrell

¡Por la Restauración de Pale y la madre de Belasis! ¿Por dónde empiezo?
Tal vez por el final; y es que, al terminar de leer, le di un beso al libro. Sí. No me considero romántico, pero ¡joder! ¡Qué buenos ratos hemos echado!

couv4696352
JS&sN es una maravilla donde se juntan la Inglaterra del XIX y un universo de magia taaaaaan rico y taaaaan elaborado, que te pierdes a lo largo de sus páginas como si recorrieras los Caminos del Rey. Como si la novela fuera la madre de todos los cuentos y en cada anotación, en cada capítulo, te mostrara a uno o varios de sus hijos. Soy el tipo de lector que odia las anotaciones al pie y/porque tiene que leerlas todas. Este libro está plagado de ellas y merece la pena toda esa inmersión para darte cuenta del genio de la escritora, dejarte llevar por su mano invisible y cerrar el libro diciendo “gracias, Susanna Clarke”. Todo lo que te cuenta la autora te lo narra otro y a lo mejor le tiras el libro a la cara por pesado, pero ella es tan buena que todavía rebañas y pides más.

¿Tal vez exagero? Seguramente un poco. Pero es que este libro y yo encajamos muy bien.
Al margen del sistema de magia y el mundo creado (heredero de una larga tradición de cuentos y leyendas y, como ya escuchara tiempo atrás, comparable con un Harry Potter de corte más adulto), el libro tiene todo lo que hay que tener.
Los personajes son maravillosos, los amo a todos. Incluso a los que odio. Norrell y Strange son muy particulares, pero todos hemos conocido alguna vez a alguien con rasgos similares y nos los podemos imaginar perfectamente. El caballero con el pelo como el vilano del cardo es genial, me transportó a mi infancia y reconocí en él a los duendes de los cuentos, esos terribles y poderosos
con una mentalidad a caballo entre el niño y el sabio, siempre imposible de desentrañar, feérica. Algunos son presentados a través de una narración en forma de cuento, como el criado de Strange. A mí me hizo aplaudir.

La trama es una madeja de muchos hilos, pero en el fondo nada enrevesado ni complicado. Todo se entiende, todo tiene sentido. Hay momentos en los que no sabes muy bien a dónde quiere ir a parar y, aunque en mi opinión hay capítulos de los que se podría prescindir, todo el conjunto funciona a la perfección y enriquece la historia, el mundo y nuestra visión de los personajes. Es un libro de “camino” y “destino”, porque se disfruta cada paso y se saborea al llegar al final. No es sólo lo que cuenta sino, también, cómo lo cuenta.

Y ese es otro punto fuerte del libro. La narración es excelente, accesible y rica en matices, con metáforas soberbias y descripciones precisas sin aburrir en ningún momento. Con libros como este, paso mucho tiempo deteniéndome y analizando cómo escribe para aprender todo lo posible.

Por cierto, que en su día vi, un poco de casualidad, la adaptación en serie. Es de las mejores que he visto jamás, de una precisión casi milimétrica. Y unas caracterizaciones perfectas. En serio, merece muchísimo la pena.

Rebecca Wright Caballero vilano cardo

Ilustración de Rebecca Wright, con la versión de la BBC del caballero del pelo como el vilano de cardo, uno de los mejores personajes en ambos medios.

De nota le he puesto cinco cuervos negros. ¡Larga vida al Rey Cuervo!
Entiendo que a más de uno los puntos que menciono de descripciones, cuentos y anotaciones puedan suponer un lastre. Creo que no es para todo el mundo. Si, como yo, te consideras mago teórico de la Sociedad de York o un amigo de la magia inglesa, te recomiendo que vuelvas los espejos contra la pared y te dispongas a penetrar en la maravillosa biblioteca del señor Norrell. No te preocupes por sus eternas disertaciones sobre la magia que un mago inglés debe practicar, porque el señor Strange no dejará que te aburras.

CdE :: La Magia de las Piedras Yárades

Crónicas de Enor

La Magia de las Piedras Yárades [Nesmid, el guía turístico]

Me has preguntado por la magia. Curioso… No comprendo cómo es posible que, teniendo una tecnología tan compleja y avanzada, te intereses por nuestra magia. Es verdad que nosotros tenemos la teleportación, pero ¿de qué sirve si no podemos usarla en nuestro día a día? Cada vez que magos y alquimistas descubren algo acaban poniendo mogollón de pegas. Pero lo primero es lo primero…: ¿tienes canalizadores o ambivalentes para pagarme? Sería una buena forma de empezar.
Verás, la magia está en todas partes. No sólo porque la Urdimbre nos conecte y nos rodee, sino porque influye en la economía y en nuestras costumbres. He oído decir que en tu mundo usáis metales como dinero, al igual que nosotros. Son las monedas más corrientes y las llamamos acuñables.
Entiendo también que uséis el papel, ya que en algunos sitios se aceptan pergaminos preconfigurados como moneda de cambio. Como se están dando casos de falsificaciones y timos, la República se plantea prohibirlos… Pero lo que se me escapa es eso de que la mayor parte del dinero en vuestros reinos sea «virtual». No sé qué brujería es esa.
En fin, que como decía antes, lo ideal para hablarte de la magia son los canalizadores. Es un sistema secundario de pago, pero ha ido cobrando importancia ya que resulta muy práctico. Son materiales que sirven como medio para canalizar, potenciar o bloquear magia, principalmente. Mira, aquí tengo algunos discos de cuarzo blanco, los más corrientes. No es una fortuna, claro, pero pueden proporcionarte cargas para la mayoría de artefactos. Los discos de obsidiana y cristal de roca son los más valorados porque tienen una sintonía mayor con la Urdimbre.
Sin embargo, y aunque también puedes pagar un montón de cosas con ambivalentes como diamantes, corindones y esmeraldas, lo más valioso que existe en Enor son los discos de oridiana. No existen muchos, su valor actual es de cien monedas de oro cada uno y son fruto de un sistema muy avanzado de metalurgia mágica. Se trata ni más ni menos que de la fusión del oro y la obsidiana. Es por eso que se trata del mejor potenciador mágico que existe. La Guardia Oridiana se llama así porque son los únicos que utilizan ese material.

Vale, vale, ya me ha quedado claro. No tienes ni una triste gema. Pues entonces, de yárades ni hablamos. ¿Qué pasa? ¿No hay yárades en tu mundo? Bueno, pero habrás oído hablar de ellas. En la leyenda de Los héroes del Kelvalad aparecen las más poderosas que se han descubierto hasta la fecha.

Sigue leyendo