Destripados :: El temor de un hombre sabio

Hoy voy a probar una nueva fórmula para hablar del último libro que he leído: El temor de un hombre sabio, de Patrick Rothfuss; el segundo tomo de la trilogía Crónica de un asesino de reyes, tras El nombre del viento. Voy a destriparlo. Sí, voy a diseccionarlo y voy a hacer una ensalada de spoilers, así que desde ahora mismo queda avisado cualquier lector en potencia porque todo el artículo va a ser el libro contado.
Un resumen con spoilers, vaya.

 

spoiler alert

 

Según me ha dado el punto he hecho reseñas, he compartido valoraciones con un sistema de preguntas y respuestas o tan solo he comentado un par de aspectos que me han llamado la atención de algunos libros que he leído. La verdad es que existen muchos blogs estupendos para leer una buena valoración o reseña de los libros y con un título como este no espero aportar mucho más de lo que se haya dicho. Sin embargo, me pasa a menudo cuando continúo una saga que no recuerdo la mitad de lo que sucedió en el tomo anterior. Me he visto buscando en páginas un resumen de algunos de esos libros para refrescarme la memoria y resulta muy complicado encontrar material así. Para cuando se edite Las puertas de piedra podré releer esta entrada y no volverme loco.

 

Así pues, este formato es principalmente para aquellos que han leído el libro y quieren recordar la historia en detalle. También para aquellos que, sin intención de leerse las novelas, quieren saber lo que sucede en ellas. Ahora parecerá una chorrada, pero cuando saquen la serie, las películas y los videojuegos seguro que más de uno quiere enterarse mejor. Sí, hay gente que lo hace. Me sé de alguien que se leyó los resúmenes de Canción de hielo y fuego para hablar de la serie Juego de Tronos como si hubiera leído los libros.

 

cubierta hombre sabio

 

Los spoilers comienzan a partir de aquí.

 

Volvemos a la posada Roca de Guía, donde algunos aldeanos aprovechan la presencia de Cronista para hacer la declaración de la renta como si fuera el Programa Padre. Kote prosigue con sus penas.

 

Universidad

Marc Simonetti

Marc Simonetti

 

Kvothe seguía siendo pobre como las ratas, así que le tocaba pringar en el taller para ganarse unos talentos, unas iotas, unos peniques, unos garbanzos de Vintas, unas pesetas modeganas, cuatro chapas de la vuelta ciclista y un clavo oxidado. Se supone que esto era para pagar la matrícula de la Universidad, aunque eso no quita que de vez en cuando salga con sus amigotes a beber sputten, gorg y chervecha de Bredon, excepto cuando lo invitan a una ronda. Entonces pide sounten, que en realidad es agua en jarra de madera con un nombre de técnica ninja para despistar y luego se reparte las ganancias con el local. Trucos de prostituta.

Como siempre, buscará a Denna, o Dina, Diona, Danea, según el día de la semana. Anda de la mano de un noble petulante y Kvothe no puede dejar pasar la oportunidad de humillarlo en el Eolio. Luego que si no tiene mecenas…

 

Ahora viene lo bueno. Una mujer aparece, lo invita a una bebida y brinda el día de su examen de admisión en la Universidad. Al poco rato está haciendo cola y cada vez está más desatado, hasta que aparece Ambrose, su eterno rival, y le lanza una indirecta: lo había drogado. Se da cuenta a tiempo y sale corriendo a ver a su amigo Simmon.

 

Sim le señala que la droga (plombaza) le ha desactivado sus filtros conductuales. No tiene inhibidores ni mecanismos que le hagan darse cuenta de si sus acciones son correctas o incorrectas. Esto desencadena momentos impagables como tener que convencer a Kvothe de que matar a Ambrose no es buena idea, o cuando llaman a Fela para cambiarle la fecha del examen y le dice que le daría todo su dinero por verla desnuda.

 

Bien, sobrevive e intercambia con Fela la cita de admisiones para no hacer una locura en la Universidad. Lo malo es que de vez en cuando volvía un coletazo de la droga, saboreará ciruelas y nuez moscada y eso significaba que iba a perder el control de sus actos. Normalmente le ocurre en situaciones de estrés, así que hay varios momentos donde se le complican las cosas.

 

Poco antes del examen se encuentra con Elodin, el maestro nominador. Intenta convencerlo de que lo admita en un grupo que está formando para una asignatura de Nominación. Cuando se quiere dar cuenta, se encuentra acompañando a Elodin mientras quema todas las túnicas del maestro Hemme en sus habitaciones.

 

En el examen, Kvothe lo hace bastante bien gracias a que tiene una forma secreta de acceder al Archivo (estaba castigado sin poder entrar). Elodin le pregunta a dónde va la luna cuando no se encuentra en nuestro cielo. Conocerá la respuesta más adelante. Hemme, por otra parte, le pregunta si fue él quien le prendió fuego a sus habitaciones. Esto despierta un resto de plombaza y se pone farruco, por lo que le sube la matrícula de la Universidad. Eso significa que tendrá que ver a Devi, la renovera. Como garantía, Kvothe le da su sangre.

 

Elodin enseña su materia de la forma más extravagante. Denna se siente atrapada por su nuevo amante mientras aprende a tocar el arpa. Kvothe por fin puede visitar el Archivo. Esto supone muchas páginas sobre sus búsquedas de los Chandrian, que tampoco es que lo lleven a ninguna parte.

 

Kvothe se entera de que el anillo mítico de Denna lo tiene Ambrose. Decide recuperarlo colándose en su habitación, pero de pronto todo se tuerce y tiene que huir. Se cae por la ventana y acaba herido, pero no puede acudir a la Clínica o descubrirán que fue él quien allanó la habitación.

 

Poco después, hablando con el maestro Kilvin en la fragua se acaba desmayando y pasa por la Clínica. Por suerte lo trata Mola y como le debe un favor no dirá nada (salvó a Fela del incendio). Sin embargo, el desmayo pronto se ve acompañado de otros efectos que encienden el horror en Kvothe, cada vez más convencido de que alguien está practicando felonía contra él.

 

Sim y Wil se turnarán para protegerlo cuando duerma, pero a partir de entonces vive en constante tensión, durmiendo poco y descansando menos. Decide que necesitará hacerse un gram, un amuleto, pero su profesor no está dispuesto a facilitarle conocimientos que tengan que ver con las runas de hueso y la sangre. Así que lo hará por su cuenta de forma ilegal y a escondidas. Al estilo Kvothe, vamos.

 

Kvothe se resiste a creer que sea Devi quien le hace felonía, pero finalmente acude a verla (tal vez trabaja para Ambrose) y debido a un momento de tensión se enfrenta a ella en un combate de alares, donde la renovera le da una señora paliza. La relación entre ambos se quiebra y Kvothe se va con el rabo entre las piernas, pero vivo.

Devi+asesino+de+reyes

Denna, problemática chica como siempre, presenta signos de maltrato y tuvo la feliz idea de sustraerle el laúd para hacerle un regalo que no se da a alguien con quien nunca te acostarías: un estuche de lujo. La verdad, con lo que costó ese estuche podía haberle comprado un laúd mejor y un estuche decente, pero ahora Kvothe tiene chatarra en caja de oro. En fin.

 

Estudian a Ambrose y acaban deduciendo que es él quien se encarga personalmente de torturarlo, y que lo hace en su habitación. Kvothe termina su gram y con la ayuda de todos sus amigos, incluida Devi (gracias a Mola), ejecutan un plan maestro para vengarse de Ambrose y acabar con el suplicio al que lo tiene sometido: inician un incendio en sus dependencias, Kvothe se arroja como si fuera a ayudar, pero aprovecha y arroja los cajones donde se hallaba el fetiche con el que le hacía felonía. Además rompe el orinal (hace numerosas coñas sobre una hipotética mutación alquímica de orina en delicioso caramelo. Creo que es con lo que más me he reído del libro junto con el pedo de plombaza). Total, que Ambrose vuelve y descubre el destrozo y a Kvothe con las manos vendadas como el héroe que salvó la posada. Botas con tachuelas para destrozar los bienes en llamas (y el fetiche), un poema añadido que profesa su amor por el maestro Hemme, lencería de mujer y un hurto final al pasar por su lado: el resguardo para el anillo de Denna. El momento más saboreable del libro. Delicioso caramelo 😄

 

Aquí se entremezclan historias, leyendas, búsquedas en el Archivo sobre varios temas… Luego Kvothe enseña al maestro artífice su nueva creación, un atrapaflechas. Le compran la patente y se gana unas perrillas. Todo parecía feliz hasta que lo llevan a juicio a Imre. Resulta que los nobles (amigos de Ambrose) habían presionado para castigarlo por llamar al viento contra Ambrose varios meses atrás. Aumentó la leyenda en torno a él porque aprendió de memoria unos versos en temán antiguo que lo libraban de la muerte y debía ser juzgado por el tribunal eclesiástico. Todo el proceso resultó ser un muermo y nos lo evitan, pero quedan las leyendas que resultan mucho más interesantes.

 

Una vez terminado el juicio, los maestros le recomiendan que se marche un tiempo fuera de la Universidad… guiño, codazo… Esto coincide con un trabajo que le ha salido gracias a Threpe, un noble que le tiene un gran afecto pero no puede encargarse de su mecenazgo. Deberá viajar a Severen a entrevistarse con el maer Alveron, que es como un rey sin corona.

 

Severen

anillos-temor-hombre-sabio

En el viaje es asaltado por piratas y naufraga (la fabricación de su gram es lo más estúpido del libro, ya que al poco consigue romper el fetiche y luego pierde el amuleto en el viaje), pero consigue apañárselas para llegar ante el maer lo más dignamente posible. Habla con él, se gana poco a poco su confianza y va descubriendo que el maer cada vez está más tirado que una colilla. Cuando visita al alquimista (Caudicus) que le prepara un brebaje curativo, descubre que lo está envenenando con plomo o algo similar. Habla con el maer y lo convence para que no tome más pócima, aunque no tiene su total confianza. Kvothe depende de unos pajarillos para demostrar que tiene razón, ya que son ellos los que se toman las pócimas envenenadas.

 

Relacionándose con el resto de la corte, Kvothe acaba acumulando varios anillos y hace un amigo: Bredon, un anciano que juega con él al tak (tú también puedes jugar: alguien ha desarrollado el juego con el beneplácito de Rothfuss) y le va contando sobre el sistema de anillos. Qué significa que te envíen un anillo de hierro, plata u oro.

 

Cuando parece que el maer va a dejar de confiar en el consejo de Kvothe, descubren que el mayordomo ha estado cambiando a los pajarillos muertos por otros sanos. Pero Stapes es buena gente, quiere mucho al maer, lo hacía en plan bien. Y para hacernos creer que estaba en el ajo. Finalmente van a apresar a Caudicus, pero consigue huir. Ahora Kvothe trabajará de lleno en la misión para la que había sido llamado: obtener el corazón de lady Lackless para Alveron. Compone cartas y canciones y poco a poco consigue su cometido. Hasta que su trabajo va concluyendo…

 

El maer lo usa para un trabajo secreto y se lo despacha en una misión algo absurda. Ha de viajar al camino del norte con unos mercenarios y localizar a unos bandidos que han robado el dinero de los impuestos. El equipo se compone de Marten, un viejo cazador; Hespe y el pesado de Dedan, guerreros al estilo mulo; y Tempi, un mercenario ademre con el que Kvothe irá adquiriendo una estrecha relación. Aprenderá su lengua y su arte marcial, el Ketan (ketumban-ketén).

 

Tras un mes de penurias encuentran a los bandidos. La verdad es que a pesar de que los guerreros la lían bastante, Kvothe la lía aún más porque se le va la olla practicando felonía a diestro y, sobre todo, siniestro. Porque lo hace a través de un cadáver al que mancilla hasta el infinito. Finalmente crea un vínculo entre un majestuoso árbol y un rayo, explotando, incendiando y aplastando el campamento. El resultado es un grupo de veintipico bandidos muertos.

 

kvothe liandola parda

 

Se disponen a volver y se les aparece Felurian, una mujer fata (o fatal) que atrae a Kvothe al otro lado. Allí pasa mucho tiempo en pelotas, perdiendo la virginidad hasta la séptima generación. Cualquier hombre acabaría allí hasta que la locura lo consumiera, pero Kvothe ha tenido un momento de epifanía y tras una lucha mental podría haber acabado con Felurian (al principio pensó que había visto el nombre del viento, pero era el nombre auténtico de Felurian, por lo que tenía poder sobre ella). Pero se achica y se queda con ella. Supongo que, ya que estaba allí, por qué no iba a afilar el lapicero… Muy hippie todo. Cuando empieza a quedarse reseco piensa en cómo salir. Le compone una canción y secuestra el final. Le dice que no puede asumir que es la mejor porque no había conocido más mujeres, así que la convence para marcharse, follar mucho y componer una canción que le haga justicia. Bueno, aceptamos barco. Las leyendas hay que tomarlas con cierta holgura. Al fin y al cabo, a estas alturas ya he sospechado muchas veces que Kvothe se está tirando demasiado el pisto con su biografía.

 

Felurian le teje una capa shaed para protegerlo. Porque admitámoslo: Kvothe no para de meterse en líos. Incluso cuando todo va bien tiene que echarle gasolina a la fogata. En este caso se da una vuelta por Fatalandia y acaba visitando el Cthaeh. Esto es como un enorme árbol con algo que habita en su interior y que conoce todos los futuros. Lo malo es que es terriblemente cruel (por estar ahí encerrado, tal vez) y cuando alguien se acerca intenta que sus palabras provoquen terribles consecuencias. No me parece nada casual que en su suelo se acumulen las alas de incontables mariposas muertas, pues es una buena relación con el efecto mariposa hacia el mal. De él aprende que Ceniza era el jefe de los bandidos y que sigue vivo.

 

Tras incontables páginas, Kvothe vuelve al mundo humano con su capa de sombras, un aire fata y apestado con la maldición de haber hablado con el Cthaeh. Deja a todo el mundo boquiabierto, lo que tiene mucho peligro porque sale de su encuentro fata con la costumbre de rellenar cada agujero que ve. Me pregunto si lo de adentrarse en el mundo fata es la forma que tiene Kvothe de decirnos que pasó la edad del pavo. Entró siendo niño; salió como un hombre. Un hombre que sabe hacer Las Mil Manos.

 

Cuando parece que va a volver con el maer (y su arcón lleno de rupias doradas) para subir de nivel y ganar sus puntos de experiencia, resulta que a Tempi se le va a caer el pelo por ir enseñando sus secretos a un bárbaro. Que digo yo que podría haberse callado. ¿Tan difícil era mantener la mano quieta? Total, que para evitarle problemas a su colega, Kvothe decide acompañarlo a su tierra, Ademre.

 

Allí conoce a la maestra viejuna, Shehyn (¿She-him?), a su nueva enemiga, Carceret, y a su nueva maestra, Vashet. Aquí vamos a aprender todas las costumbres de los Adem, ya nos hemos familiarizado con el Ketan, el Lethani y su lengua apoyada en signos, y ahora descubriremos que Ademre es el lugar más civilizado del mundo, aunque solo sea porque son capaces de mantener un sistema de poliamor sin rasgarse las vestiduras. Bueno, de vez en cuando al estilo literal. Kvothe, te estás poniendo fino en este libro. Eso sí, a esta gente nadie le explicó nada sobre flores y abejas.

 

Bien, nuestro protagonista demuestra a todo el mundo que es un tío con estrella, que mola, que sabe interpretar su papel de puto amo. A pesar de ser un zote en artes marciales y ser derrotado por una niña. A pesar de que su profesión de músico es considerada como la prostitución de ese país. Unas risas. Pero Kvothe se juega la vida y tiene que ser todo eso y más. Tiene que demostrar que enseñarle no ha sido un error. El momento estelar es cuando tiene que pasar por debajo del árbol de cuchillas. Su Ketan es… malo no, lo siguiente, por lo que tiene la suerte de llamar al viento y pasar con tranquilidad. Allí da vueltas mirando los objetos que han plantado y tendrá que salir con algo. Finalmente se marcha y poco antes de salir, se corta deliberadamente la mano con una hoja y muestra su disposición a sangrar por la escuela (además que la mano es su tesoro más preciado). Kvothe en estado puro. Enema Ruh hasta la médula.

 

Marc Simonetti

Marc Simonetti

 

Luego le dan una espada, de la que tiene que aprenderse de memoria toda la genealogía de portadores. Ya puedes ser el mayor maestro de la espada, que como tengas mala memoria solo podrás llevar una recién forjada. Luego tiene que recitar el muermo a toda la aldea antes de trepar un risco y derrotar al jefe final del primer nivel. Resulta que es Carceret, que lo odia mucho, más aún porque su nueva espada (Saicere, AKA Cesura) la llevó antes su madre. Kvothe sabe que Carceret quiere joderlo vivo a pesar de las consecuencias, así que se deja ganar. Al fin y al cabo nadie esperaba que ganase. Y su Ketan es mierda. Se le da mejor hacer Las Mil Manos que el Oso Dormido.

 

Pero al final se marcha. Ya puede irse sin que lo asesinen. Por el camino se encuentra con una troupe de Edena Ruh, que en realidad son unos bandidos que han matado a los auténticos Ruh, han suplantado su identidad, robado en un pueblo y secuestrado a dos chicas. Kvothe los mata a todos y rescata a las chicas. Como su Ketan es pus, acaba con un tajo en el abdomen. Devuelve a las chicas y los aldeanos, ignorantes y mediocres, todavía casi se la lían. Pero se marcha a buen paso de vuelta a Severen con la firme intención de revelar al maer su crimen antes de que le lleguen las noticias. Al fin y al cabo ha asesinado a siete personas tomándose la justicia por su mano.

 

El maer alucina cuando le confirma que se cargó a más de veinte bandidos, incluso le perdona haber matado a los falsos Ruh, pero lady Lackless, que ahora es su mujer, trimaldice a Kvothe por ser Edena Ruh. El maer decide darle puerta y después de todos sus servicios le da poco más que una barra libre de matrículas en la Universidad.

 

Regreso

keep-calm-lethani

Kvothe vuelve como un fantasma de la tumba. Sus amigos celebran su vuelta, recorre una vez más la friendzone junto a Denna (le devuelve su anillo mítico y ella solo le coge la mano), llama alguna vez más al viento, sus inventos han sido un éxito y entre sus comisiones y los chanchullos que hace con sus matrículas se forra. Ya no es un pordioloser sino una jodida leyenda.

 

Y hasta aquí la biografía. Mientras el posadero contaba todo esto, suceden un par de hechos especialmente destacables: Kvothe tiene un cofre tricerrado que nadie es capaz de abrir (ni siquiera él), posiblemente relacionado con la familia Lackless y su legado; también aparecen un par de soldados que le dan una paliza mientras Bast no está. El posadero hace un Ketan de chichinabo. No funcionan sus trucos, no al menos con hombres curtidos. Tal vez ni siquiera sea quien dice ser o finge muy bien. Sea como fuere, Cronista va a hablar con Bast. Tienen una charla metafísica sobre el Cthaeh. Después, Bast acude con los matones. De algún modo estaban contratados para hacer lo que hicieron por Bast. Los mata con los ojos oscuros: parece que se trata de Ceniza (AKA Ferule).

 

No estoy seguro de todo esto, aunque Bast fue muy sospechoso en todo momento. Además, el Cthaeh menciona que “tal vez quiera tocarle los cojones a Ceniza enviando al cachorrillo Kvothe a morderle los tobillos” y es por eso que Bast se cabrea tanto por esa charla con Cthaeh. También se queja cuando menciona los nombres de los Chandrian en la leyenda que le cuenta Shehym. No es de extrañar que los Chandrian hayan buscado a Kvothe, tan obsesionado con desterrar sus misterios durante tantos años.

 

Y ya que estoy de teorías, una de las primeras ideas que se me ocurrieron de esta historia es que Kvothe es conocido como “asesino de reyes” y Ambrose está duodécimo en la línea de sucesión… De un modo u otro, me imaginaba que irían por ahí los tiros. La aparición del maer Alveron y su unión con los Lackless me hizo plantearme nuevas posibilidades.
También el mecenas de Denna, un sádico hijo de puta, quiere establecer contacto con el maer. Por supuesto me imaginé que sería uno de los Chandrian y me imagino la posibilidad de que asesinen ellos a algún rey (sobre todo si es el maer, que decide volver a estudiar a los Amyr y toda esa historia) y Kvothe se vea en el lugar equivocado en el momento equivocado. Antes creía firmemente que él no mata a ningún rey, pero todo el mundo le cree culpable y decide aprovechar esa leyenda ya que nunca podría convencer al mundo de que fuera falso. Tras este segundo tomo en el que mata a varias personas… Bueno, me lo he replanteado.
Sobre Denna he pensado también bastantes cosas. La mayoría malas. Solo coinciden en un punto: no es algo que termine bien. Y no necesito remitirme al futuro de posadero solitario. Es que está escrito en el cielo. Tal vez sea un amor que explote en la cara, que sea el romance perfecto truncado por la adversidad… Pero me he imaginado muchas veces a los Chandrian manejándola para vigilarlo. Por eso ella no puede enamorarse de él. Cuando le da el anillo me imagino que ella se contiene porque no quiere ceder ante el amor. La cuestión es por qué. Una posibilidad es, por supuesto, que sea cobarde o tan imbécil como el propio Kvothe. Tal vez por lo que le dice Fela a Kvothe al final, que las mujeres lo encuentran interesante pero saben que en cualquier momento saldrá de sus vidas. Y otra, que sea una muy mala idea enamorarte si tu misión es otra muy distinta.

 

Veremos cómo termina todo esto 🙂

 

Kvothe+y+Auri

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s