Rayas que se separan de palabras. Esas rayas.

Hace un par de semanas me sentía en deuda con la comunidad de autores que amablemente ayudan a otros en internet y decidí compartir mi solución para evitar que las rayas, también conocidas como “em dash”, se separasen de sus palabras y signos en mitad de una línea en el programa Adobe InDesign (enlace).

Hoy vuelvo con la posible solución a este problema en el ámbito del eBook.

¡Las rayas tienen un comportamiento inaceptable!

¡Las rayas tienen un comportamiento inaceptable!

Sigue leyendo

Solución a las rayas separadas en Indesign

Internet es una gran escuela donde encontrar los mayores maestros y, al mismo tiempo, el mayor escorial de información inútil o, cuanto menos, completamente ajena a tus verdaderas necesidades. El buscador de Google es una herramienta casi imprescindible, si bien la mayor parte de las veces su única utilidad consiste en entretenerte con sus sorprendentes resultados (por no hablar de su herramienta de autocompletado con arranques del tipo “cómo…?”, digna de un compendio de capturas de pantalla).

bizarrismo

bizarrismo

Pues bien, tras naufragar en mil páginas dedicadas a la autopublicación, sorteando sus líneas de spam como quien esquiva a los reclutadores de “médicos sin fronteras” de la calle Preciados al grito de “¡no me cogeréis con vida!”, encontrándome una y otra vez en la misma sección de ayuda de Adobe como si fuera un laberinto de espejos sin salida… no encontré ni un espacio profesional donde solucionaran el problema que me había traído de cabeza durante semanas. Todo lo contrario, había topado con suficiente gente tan desesperada como yo como para fundar una asociación de damnificados por la maldita raya. Y no estoy hablando de drogas. Eso es en la sala del fondo. Así que ahora que por fin he logrado solventar mi problema, lo mejor que puedo hacer es compartirlo para que, si alguien ha estado en mi lugar, pueda encontrar la solución una vez consiga librarse de las infinitas páginas de mierda que no solucionan nada pero te hacen desear volver a la época en la que eras feliz haciendo chocar dos palitos. Por mí y por todos mis compañeros. Sigue leyendo